Policía
Foto: Agustín Millán.

La Agrupación Reformista de Policía se ha hecho eco del malestar existente entre el cuerpo de Policía , por el apoyo del principal sindicato, Sindicato Unificado de Policía (SUP), a la manifestación de la derecha y de la extrema derecha, celebrada el pasado domingo en la plaza de Colón de Madrid.

El SUP anunció la semana pasada que acudiría a la concentración «en representación de los policías que trabajan al servicio de todos los ciudadanos con absoluta neutralidad».

Estas palabras han sido duramente criticadas por la ARP, por considerar que la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, exige que la policía debe “actuar, en el cumplimiento de sus funciones, con absoluta neutralidad política e imparcialidad y, en consecuencia, sin discriminación alguna por razón de raza, religión u opinión.”

Este principio básico se ha trasladado a los estatutos de los sindicatos policiales tradicionales y también por algunas de las organizaciones emergentes para que, lejos de ser de obligado cumplimiento, “forme más bien parte de las argucias que decoran el escenario del teatro de sus funciones sindicales y sabiendo que, con dicha confusión, deterioran el clima democrático necesario”, señalan desde la Agrupación.

La ARP denuncia la politización de la Policía “a través del uso partidista de determinados políticos a quienes se les encomienda dirigir nuestra función policial, y quienes además potencian dicha situación por el despreciable apoyo de los sindicatos policiales”.

Desde ARP ya avisaron de la innecesaria pero interesada intervención de los “sindisaurios” tradicionales de manera activa, en conflictos políticos como el suscitado en Cataluña, “atribuyéndose un protagonismo impostado e ilegítimo, nacido de la necesidad de conseguir adhesiones y afiliación, a través de la exacerbada exaltación del patriotismo, y alejados de la neutral defensa del ordenamiento que se nos exige y supone”, infieren.

“El SUP hizo añicos la neutralidad e independencia de la organización, llevándola a la deriva, participando en nombre del sindicato en una manifestación partidista”

La ARP hace balance de las ultimas acciones de los sindicatos policiales tradicionales representativos SUP, UFP, CEP y SPP, anunciando que “dejarían sus liberaciones para ir a Cataluña a defender los intereses de España”. O las últimas manifestaciones en Cataluña, que “fueron utilizadas para buscar una interesada repercusión, teniendo en cuenta los problemas que podrían suscitar a los manifestantes”.

Por eso la ARP, denuncia que la manifestación de Madrid “sólo ha servido a algunos/as líderes del SUP para definirse políticamente ante el colectivo policial y ante la sociedad, “expresando el color y el espacio al cual quieren llevar la Policía Nacional y sus trabajadores públicos”.

En una decisión desafortunada y sin precedentes, Mónica Gracia, la secretaria general del Sindicato Unificado de Policía (SUP), sindicato mayoritario en el colectivo y representante hasta hace unos años de lo que fue la desmilitarización y modernización de la Policía, y responsable en gran parte de los avances en el colectivo , “hizo añicos la neutralidad e independencia de la organización, llevándola a la deriva, participando en nombre del sindicato junto a cuatro compañeros más, en una manifestación eminentemente partidista”, puntean desde la ARP.

La ARP denuncia que la secretaria general del SUP participó en la concentración de Colón “a espaldas y sin la consulta seguramente de sus afiliados, apoyando a Partido Popular (PP), con el cual tiene magníficas relaciones”. Decenas de años de trabajo de buenos sindicalistas, se marcharon al traste en unos minutos.

En contrapartida se encuentra la Agrupación Reformista de Policías (ARP) nacida del “hartazgo”, con el sistema corrupto existente en el sindicalismo policial actual, “que ha prostituido sus funciones y se ha vendido a la Administración”, señalan. Desde sus inicios han demostrado el máximo respeto a cualquier opción política dentro del arco parlamentario, que tenga el respaldo de las urnas, que respete el ordenamiento jurídico y siempre entendiendo que el veto a la opción política que sea, sí que es politizar una acción sindical.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + cinco =