miércoles, 26enero, 2022
10.2 C
Seville

¡Maldita maldad!

José Repiso Moyano
Escritor español de larguísima trayectoria nacido en Cuevas de San Marcos, Provincia de Málaga, que ha publicado miles de obras en 50 años (literarias, de conocimiento,etc), y ha obtenido premios y reconocimientos por su participación en concursos, periódicos, revistas, recitales, programas de radio, acciones humanitarias y eventos literarios en todo el Mundo.
- Publicidad -

análisis

El Repaso del 25 de enero: geopolítica, Rio Tinto y Djokovic, España en contexto

En El Repaso de hoy hemos hecho un análisis de la situación geopolítica, de cómo ubicar a España en el conflicto y de cuáles...

Frente a la crisis de Ucrania solo cabe una opción filosófica: no a la guerra

Washington y Moscú recaban aliados para el último combate de la raza humana. Los misiles apuntan a los blancos estratégicos, los submarinos atómicos (agazapados...

Río Tinto y Djokovic: la parte del conflicto entre Australia y Serbia de la que no se ha hablado

El conflicto generado entre Australia y Serbia que ha salido a la palestra pública a causa del tenista serbio, número uno del mundo, Novak...

«Lo dice la Ciencia…»

Entre remedios, restricciones y variantes estamos asistiendo a un fenómeno que en algunos genera cierta perplejidad: una entidad con nombre propio y llamada Ciencia...
- Publicidad -
- Publicidad-

La maldad objetivamente es cualquier defensa de un mal y, además, se hace contra todas las directrices de una buena voluntad humana; considerando tal buena voluntad en las atenciones, cuidos y compromisos que tiene un ser humano porque un principio ético (o alguna mejora social desde unos criterios racionales) se aplique por él realmente.

La maldad es un favorecer o un consentir o un justificar de alguien de eso que es ya, per se, injustificable por humanidad o por coherencia ética. Y se hace por muchísimos motivos de egoísmo, de narcisismo, de desquite o de venganza, de distorsión mental, de victimismo, de alineación-fanatismo o ya de un competir sucio en alguna faceta social, ¡ah!, pero siempre disfrazado (cualquiera de estos motivos) de un erróneo-falso bien (muy estratega) o de una parcialidad-idealidad personal muy buenista.

Sí, el que opta por el camino de la maldad siempre, a lo largo de su vida, va descartando esencialidades de bien o… ¡desacreditándolas!, unas veces como proyecto terco de vida (para un convencimiento de vencer-triunfar o de mejor autorrealización así) y, otras veces, como solo autoengaño (para huir por miedo mayormente o por incomodidad que le produce alguna responsabilidad).

Pasa eso con la maldad; sin embargo, la alimentan en constancia solo unos pocos factores o incapacidades humanas:  la ignorancia, la inconsciencia, la falta de valentía, la falta de autocrítica y la falta de lealtad a unos mismos principios (que han de ser los racionales o éticos). En verdad, el adepto a la maldad o el generador de maldad nunca desea pasar por la racional autocrítica, ¡nunca!, por lo que la maldad tiene mucho de evasión, de cobardía, de juego sucio (para tener en la vida más ventajas que los demás) y de negación (autoengañada) de la realidad.

Desde ahí, la maldad es un no amor a lo que esencializa al bien, es un no amor a la razón, es un no amor a un ineludible respetar a las referencias vitales (como naturaleza, universalidad, etc) y es un no amor a un ferviente buscar recursos de superación (pero coherentes con un incorrupto medio, uno u otro). Lógicamente es un no respeto al mundo o a la vida; o, si se entiende mejor, es un falso respeto que suplanta al que sí es un racional o correcto respeto.

¡Obvio!, la maldad, si quiere no ser odio o repararse o dejar sin perversión de ser maldad, debería ir buscando a los recursos de sanación o del bien; pero, lo que ocurre es que no quiere muchas veces ésa dilección al bien, sino aquí o allí o allá sigue intocable o poseída de solo maldad. Eso es lo peor, y es como una cerrazón.

Aparte, también, la maldad funciona como colaboracionismo cuando, muchos o bastantes, amparándose en un poder o en una sugestión-sublimación o en una estética, se ayudan tercamente (teniendo así un pillo sentimiento de protección) “como en una secta” sin que ya tengan ellos que acordarse de otra cosa más seria o, en bien, más consciente con un fondo de responsabilidad.

En fin, todo esto de la maldad tiene mucho que ver con el “desequilibrio funcional en el medio” y, en suma, con esos que han perdido (o van perdiendo) el sentido de la realidad o de la vergüenza o del respeto a lo que siempre obliga o implica la misma vida.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Cercanías Madrid transportó a 160 millones de personas en 2021, un 16,8% más que el año anterior

En Cercanías Madrid, Renfe ofrece entre el 80% y el 90% de los servicios que había antes de la pandemia, aunque el número de...

La producción de soja para la ganadería industrial española arrasa los ecosistemas tropicales

Mientras asistimos a la polémica de las macrogranjas y la ganadería intensiva que, por ahora, no tiene visos de evolucionar hacia un debate político...

La pandemia de COVID-19 puede entrar en una nueva fase de estabilización

La pandemia de COVID-19 en Europa “podría estar entrando en una nueva fase” y la expansión de ómicron por todo el mundo “ofrece una esperanza plausible de...

Desarticulada una red que falsificaba pasaportes COVID y PCR: Omar Montes y ‘la reina de la coca’, entre sus clientes

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado la rama española de una organización que proporcionaba pasaportes COVID falsos en diferentes países de la Unión...
- Publicidad -

lo + leído

Abierta investigación criminal por las vacunaciones contra la Covid en Inglaterra: la policía busca testimonios de afectados

Los datos que se están reportando de posibles efectos adversos y fallecidos que podrían tener como causa la inoculación de las inyecciones contra la...

Entrevista a la madre de un menor que ha sufrido pericarditis: «Yo no sabía nada de pericarditis cuando le vacuné. No tenía la información»

La inoculación a jóvenes comenzó hace pocos meses en España. Desde la práctica mayoría de los medios de comunicación se aseguró por parte de...

En la disidencia

¿Cómo os sentiríais si, en los medios de comunicación oficiales, os insultaran cada día? A mí me duele, por no decir, que me irrita...

Las inyecciones de ARN no vacunan

Este artículo se hace con la intención de poner un poco de luz al relato único de las farmas, es un esfuerzo de recopilación...

«Lo dice la Ciencia…»

Entre remedios, restricciones y variantes estamos asistiendo a un fenómeno que en algunos genera cierta perplejidad: una entidad con nombre propio y llamada Ciencia...
- Publicidad -

lo + leído

Cercanías Madrid transportó a 160 millones de personas en 2021, un 16,8% más que el año anterior

En Cercanías Madrid, Renfe ofrece entre el 80% y el 90% de los servicios que había antes de la pandemia, aunque el número de...

La producción de soja para la ganadería industrial española arrasa los ecosistemas tropicales

Mientras asistimos a la polémica de las macrogranjas y la ganadería intensiva que, por ahora, no tiene visos de evolucionar hacia un debate político...

La pandemia de COVID-19 puede entrar en una nueva fase de estabilización

La pandemia de COVID-19 en Europa “podría estar entrando en una nueva fase” y la expansión de ómicron por todo el mundo “ofrece una esperanza plausible de...

Desarticulada una red que falsificaba pasaportes COVID y PCR: Omar Montes y ‘la reina de la coca’, entre sus clientes

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado la rama española de una organización que proporcionaba pasaportes COVID falsos en diferentes países de la Unión...