Policías locales de Sevilla en la puerta de la fábrica Magrudis con el supuesto testaferro de la empresa, Sandro Marín. Foto: Telecinco.

Magrudis, la empresa que ha originado el brote de listeria más grave registrado en España con tres fallecidos, tres abortos y más de 200 afectados, está ocultando parcialmente a las administraciones que investigan esta grave alerta alimentaria internacional los resultados de sus autocontroles previos al estallido del brote alimentario a comienzos de agosto, según confirman a Diario16 fuentes cercanas al caso.

El Ayuntamiento de Sevilla admite que sólo ha recibido “parcialmente” los resultados de los autocontroles que han requerido a la empresa cárnica sevillana y que esta está obligada a llevar a cabo en su empresa después de que la Junta de Andalucía cambiara su categoría en el registro sanitario de la categoría A a la C, en la que la propia empresa se compromete a realizar autocontroles a través de la contratación de laboratorios privados externos.

El caos administrativo de Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Sevilla destapa las graves lagunas de la normativa vigente en seguridad alimentaria

El Ayuntamiento de Sevilla no tiene previsto ofrecer públicamente por el momento los resultados presuntamente negativos de los laboratorios externos contratados por Magrudis porque asegura que son datos que actualmente están siendo investigados por los expertos. Fuentes municipales han asegurado a este periódico que los responsables de Magrudis han facilitado al Ayuntamiento los resultados negativos de tres muestras en superficie tomadas el pasado junio por un laboratorio privado en la fábrica ubicada en un polígono industrial de la capital. La información facilitada por la empresa causante del brote a los investigadores municipales, responsables en Sevilla de la seguridad alimentaria, es solo parcial.

La Fiscalía, a medio gas y sin precintar la fábrica

Mientras, la justicia sigue sin dar un paso adelante contundente en esta crisis alimentaria que atenta de forma grave contra la salud pública. La Fiscalía no contempla por el momento precintar la fábrica e impedir la entrada a sus propietarios por posible “destrucción de pruebas”, como se solicita desde la asociación Facua de consumidores, porque aseguran a Diario16 fuentes del Ministerio Público que apenas han transcurrido cuatro días del inicio de la investigación que lleva a cabo desde que recibió las primeras denuncias de asociaciones de consumidores, Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Sevilla.

La organización de consumidores Facua ha solicitado que un juez ordene “de inmediato” el precintado de la nave origen del foco infeccioso e impida la entrada a sus propietarios ante el riesgo de “destrución de pruebas”, según su portavoz, Rubén Sánchez.

Facua amplia la responsabilidad al anterior gobierno andaluz, de la socialista Susana Díaz

Mientras tanto, a nivel institucional, el cruce de acusaciones entre las administraciones responsables deja una imagen palpable de dejación de funciones públicas, ausencia absoluta de control en las inspecciones, una normativa laxa o incluso inexistente en muchos casos, además de ocultación documental de pruebas por parte de la principal empresa afectada, Magrudis, como así lo ha denunciado en la Fiscalía el Ayuntamiento de Sevilla, que, pese a asegurar su alcalde que los inspectores municipales han comprobado en junio pasado que “los controles se habían hecho y que los resultados no había sido positivos”, no tiene previsto facilitar públicamente estos datos decisivos para constatar que la empresa no ha detectado la bacteria de la listeria en sus instalaciones previo a este brote detectado a finales de julio, precisamente coincidiendo con las obras realizadas en la fábrica sin ningún tipo de comunicación oficial ni licencia urbanística preceptiva.

El portavoz de Facua ha extendido este viernes la responsabilidad institucional al anterior gobierno andaluz, de la socialista Susana Díaz, y también ha criticado la “gravísima irresponsabilidad” del Ayuntamiento de Sevilla, también gobernado por el PSOE antes y ahora durante la crisis. “Hay que cambiar los protocolos y normas. No hay flujo de comunicación entre administraciones, ni siquiera del mismo signo político”, apunta Sánchez.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 1 =