Viñeta de Paco Santero.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, consintió que una persona inexperta, tanto en pandemias como en el ámbito de mayores o residencias, gestionara la crisis de la Covid-19 dentro de los centros geriátricos. Así, y para castigar a Ciudadanos y al consejero de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad de la Comunidad, Alberto Reyero, quitó de un plumazo las competencias a sus socios de Gobierno para dárselo a la inexperta Encarnación Burgueño: y así se pone en marcha la operación de la vergüenza, a la que se denominó “Bicho”.

Según publica en exclusiva El País, con la publicación de “decenas de documentos y grabaciones con los detalles de los 12 días que duró aquel plan médico caótico”, como pilar básico para “la inexistente medicalización de las residencias geriátricas”.

El pasado 13 de marzo, la presidenta madrileña nombró a María Encarnación Burgueño, hija del artífice de los planes privatizadores en la sanidad madrileña, Antonio Burgueño, para hacer frente a la grave situación que sufrían las residencias geriátricas por el Covid-19, lo que provocó malestar entre profesionales de la red pública, debido a su nula experiencia en el sector.

El fichaje de Encarnación Burgueño se canalizó mediante una supuesta empresa llamada Cardio Líder, que en realidad era una mera marca utilizada para la comercialización de desfibriladores. La realidad es que esta señora tenía experiencia como teleoperadora.

Para Eva López Simón, secretaria de políticas sociales y sector público de UGT Madrid, en conversación con Diario16, ha afirmado que “la presidenta de la Comunidad de Madrid, miró para otro lado al nombrar al ideólogo de la privatización de la sanidad madrileña, Antonio Burgueño, como asesor externo frente al coronavirus en Madrid y a su hija como responsable de las residencias”.

Eva López Simón recuerda que el segundo gran fichaje Ayuso, “la hija de Burgueño, Encarnación Burgueño, a la que se nombró para coordinar la respuesta a la grave situación que sufren por el coronavirus las residencias geriátricas, era una persona sin ninguna experiencia relevante en el sector y cuya mala gestión ha provocado malestar entre profesionales de la red pública”.

Para la responsable de Políticas Sociales de UGT Madrid, con este nombramiento, “Ayuso jugó con la vida de muchas personas”.

Según los documentos que se han sacado a la luz, la mala gestión dirigida por Encarnación Burgueño provocó que más de 3.000 mayores murieran en residencias de Madrid durante la fallida “medicalización”, en la “Operación Bicho”.

La “Operación Bicho” se freno cuando se hizo público el nombramiento de la hija del ideólogo de la privatización de la sanidad madrileña, para gestionar las residencias madrileñas, pero ya era tarde y el 6 de abril, fecha en que se paró este indigno plan, habían muerto más de 4.200 mayores, hombres y mujeres arrebatados a sus familias.

Según los documentos publicados por El País, Burgueño contrató a dedo a una empresa de ambulancias privadas, Transamed, “para la gestión integral de la crisis del Covid-19 en los centros sociosanitarios de la Comunidad de Madrid”. El contrato se envió por correo electrónico y estaba firmado digitalmente por el director de Coordinación Sociosanitaria, Carlos Mur de Víu, quien también firmaba los protocolos de exclusión para el traslado de los mayores a los hospitales.

Según se desprende de esta filtración publicada esta mañana; hasta el 6 de abril, los sanitarios de Transamed fueron la primera y única asistencia médica exterior que recibieron miles de mayores durante aquellos días, según decenas de partes con los detalles de las visitas, firmados y sellados por Transamed y por los representantes de las residencias, generalmente sus directores.

“En ningún caso estuvo antes de nosotros un médico externo del Summa (emergencias de la Comunidad) o de atención primaria”, afirma Aragonés. “Las residencias nos decían que llamaban pidiendo ayuda, pero no aparecía nadie”.

Las pruebas en poder de la empresa Transamed ayudarán a la acusación de más de 400 familias de fallecidos en su querella contra la presidenta y otros líderes de la Comunidad de Madrid, entre ellos el consejero de Sanidad y los directores de decenas de estos centros.

Como ejemplo de las frases filtradas está: “Llevamos en torno a 8.700 abueletes vistos. ¿Sabéis lo que es eso? ¿el curro que habéis hecho? En una semana… Flipo colorines. Como sigamos así nos vamos a hacer los reyes y los amos de la gestión sociosanitaria de Madrid comunidad autónoma. ¿Vale? flipo. Sois geniales. Vais a hacer que mi sueño se consiga, que es trabajar en el mundo sociosanitario. Tener mi propia empresa”.

Ahora se entienden mejor estos tuits de la presidenta madrileña:

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre