Madres feministas exigen un permiso retribuido para atender a los niños y niñas ante el cierre de aulas, ya que en algunas comunidades autónomas se ha anunciado que se enviará a casa a pasar la cuarentena a las niñas y niños si se detecta un caso sospechoso de coronavirus en el aula y en otras, que las clases serán semipresenciales. 

PETRA Maternidades Feministas, en su adhesión ha pedido que tome medidas seguras y equitativas para la vuelta al colegio, y que se tengan en cuenta las necesidades físicas y emocionales de la infancia, atendiendo a las demandas de las familias y del profesorado. 

En las primeras hora de publicación de su manifiesto en redes sociales han recibido más de un millar de adhesiones.

Para este colectivo de madres feministas, “de nuevo serán las familias quienes tengan que atender y acompañar en las tareas escolares a los y las menores con el cierre total o parcial de las aulas”, en el caso de cuarentenas y de manera precipitada. Por eso proponen, para que no vuelvan a recaer sobre las mujeres los cuidados de los hijos e hijas, a costa de poner en riesgo sus empleos, con excedencias, reducciones de jornada o dejando el trabajo: 

“Que se legisle de manera inmediata un permiso universal y remunerado por el Estado para que la madre o el padre que trabajen de forma asalariada, autónoma, empleadas de hogar, etc; puedan hacerse cargo del cuidado de sus hijas e hijos que estén en cuarentena, o bien tengan que acogerse al régimen semipresencial de enseñanza, o cualquier otra incidencia que pudiera contemplarse en la escolarización como consecuencia de Covid-19, dejando a los y las menores sin poder asistir presencialmente al colegio”. 

Denuncian que durante el confinamiento han sido las madres las que han asumido la mayor parte de los cuidados, las más castigadas por la precariedad laboral y no quieren que vuelva a recaer sobre sus espaldas la ausencia de medidas de las administraciones. Tampoco quieren que recaiga sobre las personas que están en situación de riesgo (abuelas y abuelos), ni sobre otras mujeres en situación laboral más precaria (cuidadoras externas, empleadas de hogar, etc.) poniendo en riesgo su salud.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Si trabajan el padre y madre,pues uno que deje el trabajo y se vaya para casa.Es como el que tiene una tienda.Si tiene una tienda que la atienda,y si no puede que la venda.Pero eso de tenerle que pagar por no ir a trabajar no lo veo bien .Las feminazis se creen muy listas,quieren cobrar sin trabajar.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre