El presidente francés considera «relevante» discutir el eventual regreso de Rusia al grupo de las naciones más industrializadas, que fue invitada a abandonar la organización después de la anexión de Crimea en 2014. «La condición previa esencial es que se encuentre una solución en relación a Ucrania con base en los acuerdos de Minsk”.

Los comentarios de Macron se produjeron después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, abogara por el regreso de Rusia a este grupo de países, que desde que se fue Rusia pasó a llamarse G7.

«Tiene mucho más sentido tener a Rusia», dijo Donald Trump en declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca el martes, y agregó que «podría apoyar» su regreso al G7.

En junio del pasado año, Trump ya había abogado por el regreso de Rusia al grupo, introduciendo otro elemento de tensión en las relaciones entre los Estados Unidos y estos socios en el contexto de la guerra comercial.

«¿Por qué estamos teniendo una reunión sin Rusia?», Preguntó Trump. «Deberían permitir que regrese porque deberíamos tenerla en la mesa de negociaciones».

La reunión de las naciones más industrializadas es un encuentro informal de líderes políticos que se celebra todos los años desde 1975, con una presidencia rotativa de Canadá, Francia, Italia, Japón, Alemania, Estados Unidos y el Reino Unido, con la Unión Europea también presente y hasta 2014, de Rusia.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, Boris Johnson, que se reunieron en Berlín el miércoles para discutir sobre Brexit, coinciden en que es prematuro considerar el regreso de Rusia.

Merkel reconoció, en rueda de prensa con Johnson,  algunos «movimientos leves» en la implementación de los acuerdos de paz en el este de Ucrania: «Si se hicieran progresos, sin duda tendríamos una nueva situación», agregó la canciller. Boris Johnson comparte las palabras de la canciller alemana: «Estoy de acuerdo con Merkel, la situación que permitirá que Rusia regrese aún no se ha materializado», dijo.

El primer ministro británico destacó las «provocaciones» de Rusia en Ucrania, y también reprochó «el uso de armas químicas en suelo británico» en Salisbury cuando un ex agente doble ruso y su hija fueron envenenados en  marzo de 2018. Ambos sobrevivieron.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × cuatro =