Una imagen del documental Proxeneta.

El grito de la cineasta Mabel Lozano contra la trata de blancas y la prostitución sigue traspasando muros y conciencias. No será suficiente, y ella lo sabe. Pero continúa con su lucha a través de su nuevo documental: “Proxeneta. Paso corto, mala leche”, donde da voz a quien durante años ha vivido de la desgracia, el abuso y la explotación de mujeres”.

En este otoño Lozano presenta su nuevo trabajo y lo hace, en su estilo, con valentía y sin fliltros. Así conocemos los abusos de Miguel, apodado “El Músico”, un exproxeneta que ha confesado con todo lujo de detalles como ha evolucionado el negocio de la prostitución en España desde finales de los años ochenta hasta hoy, con el negocio de la trata.

La premiére mundial de El PROXENETA tuvo gar el pasado 20 de octubre, en la sección Doc España en SEMINCI- Semana Internacional de Cine de Valladolid.

Escasa condena

Y esta es la historia de un hombre que a quien la Fiscalía pedía más de 27 años de cárcel y que sólo cumplió tres, que explotó a más de 2.000 mujeres, a las que ni respetó ni trató como seres humanos, y es, en definitiva, un paso valiente y decidido de Mabel Lozano que no cesa en su empeño de luchar contra la trata de blancas.

Lozano primero escribió su libro y hoy ya es un documental. Ambos trabajos son de obligado seguimiento. Porque no hay que olvidar, y para eso está esta cineasta dispuesta a seguir luchando, que unas 45.000 mujeres y niñas son víctimas de trata en España, un negocio que mueve cada día cinco millones de euros.

Mabel Lozano, en el rodaje del documental.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl Gobierno recuperá el subsidio de desempleo para mayores de 52 años
Artículo siguienteSupeditación a las realezas de los Borbones y Saudí
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre