La periodista Lydia Cacho recibió el pasado viernes el Premio One Mediterránea, otorgado por la Fundación Mare Terra, por su desempeño de un periodismo libre, independiente y valiente que la llevó a descubrir peligrosas redes de proxenetismo y trata de mujeres. A consecuencia de esto y de los libros publicados con su investigación, fue secuestrada, torturada y violada por orden de algunas de las personas que fueron denunciadas y que hoy están perseguidas por la Interpol.

Sin embargo, Lydia Cacho es una mujer valiente a la que no van a callar jamás y sus hechos son los que muestran su integridad a la hora de defender los derechos humanos y de luchar por la igualdad real de las mujeres. Cacho se ha visto obligada a exiliarse, ha recibido presiones de los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Sin embargo, nadie la pudo callar y su perseverancia en la lucha logró que se dictase la primera condena por pornografía infantil y tráfico sexual de niños en Latinoamérica.

Las propia Naciones Unidas dictaron una resolución en el año 2018 en la que se confirmaba la detención ilegal y las torturas a las que fue sometida Lydia Cacho, además de la responsabilidad del Estado mexicano. Todo ello llevó a que el nuevo gobierno de Andrés López Obrador tuviera que pedir disculpas públicas por la revictimización a la que sometieron los anteriores gobiernos a la periodista.

Su compromiso con los derechos humanos no sólo se ve reflejado en sus libros, sino en sus hechos ya que ha fundado una casa de atención para mujeres y sus hijos e hijas víctimas de violencia machista.

En la gala celebrada el pasado viernes también fueron premiados y premiadas, entre otras, Irene Villa quien transmitió con su ejemplo «la importancia de vivir sonriendo», María Sánchez, poeta y ganadera de sexta generación.

Los Premios One Mediterránea, en su XXV Aniversario, han vuelto a demostrar la implicación de la Fundación con los derechos humanos, la justicia social y el medio ambiente al reclamar, entre otras cosas, un Tribunal penal internacional del medio ambiente.

Este premio fue concedido, hace diez años al editor de Diario16, Manuel Domínguez Moreno, por su implicación en la lucha por la paz en Euskadi, algo plasmado en libros como Sitting in el lago y en su actividad en el País Vasco a través de diferentes publicaciones y, al igual que a Lydia Cacho, por el desarrollo de un periodismo libre.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

nueve − dos =