Las negociaciones entre los abogados del Partido de los Trabajadores (PT) y la Policía Federal sobre la detención y entrada en prisión del presidente brasileño Lula da Silva han continuado a lo largo de la noche. En algún momento de la negociación, según fuentes del propio PT, se afirmó que la detención podría tener lugar tras una misa en honor a Marisa Leticia —la esposa de Lula que falleció en febrero de 2.017— que se celebrará a las 9 y media de la mañana hora de Sao Paulo. Sin embargo, en el canal de las negociaciones se ha llegado a plantear que Lula fuera detenido y trasladado a Curitiba el lunes.

A la hora en que se escribe esta crónica está teniendo lugar una nueva reunión en la que se estaría negociando cómo tendría lugar la detención y dónde. Lula desea que sea en la propia sede del Sindicato de la Metalurgia en Sao Paulo, donde se encuentra. Sin embargo, la Policía Federal no lo ve posible puesto que la gran concentración de partidarios y militantes del PT no garantiza la seguridad de los agentes. Esta es la principal razón por la cual Lula da Silva podría ser detenido y encarcelado el lunes.

La Policía Federal tiene previsto que el presidente brasileño sea trasladado al aeropuerto de Sao Paulo en helicóptero o en un coche camuflado, desde donde será trasladado a Sao José dos Pinhais, en Curitiba, y, de ahí, a la Superintendencia de la Policía Federal en Paraná.

Los negociadores del Partido de los Trabajadores indican que Lula ha actuado con la intención de rebajar la tensión ante quienes le instaban a que resistiera y no se entregara. La realidad es que el presidente brasileño acepta ser detenido, pero no de un modo clandestino como pretendía la Policía Federal.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre