martes, 28septiembre, 2021
26 C
Seville

Luis Landero a la luz de la lumbre

‘El huerto de Emerson’ recoge el testigo de ‘El balcón en invierno’ para recorrer episodios personales de su infancia que marcan su pasión por la literatura para desembocar en un trato exquisito con la palabra

- Publicidad -

análisis

00:04:41

Presunta prevaricación y malversación de fondos públicos en la AEPD

El primero de junio de 2021, hace ya algunos meses, se adaptó el reglamento interno de la Agencia de Protección de Datos (APD) al...

El Repaso del 28 de septiembre: novedades sobre detención Puigdemont, Volcán, objeción de conciencia en abortos

Cada mañana analizamos las noticias de actualidad tanto en el plano estatal como internacional. Hoy en El Repaso hemos abordado cómo se gestiona la...

Ridículo del xenófobo Boris Johnson: ahora pide a gritos camioneros de otros países

El caos se apodera de Reino Unido, donde las gasolineras han colgado el cartel de “surtidor vacío” ante la falta de camioneros con visado....

El mensaje de Araceli a los fanáticos del botellón: «Respetad la pandemia»

Araceli Hidalgo, la primera mujer vacunada contra el coronavirus en España, ha recibido la tercera dosis, un trance clínico que ha aprovechado para enviar...
- Publicidad-

Tiene la magia de esos gurús que nos invitaban al resto de los mortales en la noche de los tiempos a acercarnos al fuego, a entrecruzar las piernas, sentarnos en corro y esperar a que comenzara a contar una historia, la que fuera, sobre el tema que fuese, sin importar los protagonistas. El viaje era inacabable, inabarcable, inolvidable. Así es la literatura de Luis Landero (Alburquerque, Badajoz, 1948), poseedora innegable de ese imán que atrapa la atención del lector como aquellos oradores inmemoriales que iban de pueblo en pueblo narrando las hazañas de héroes atemporales.

Porque el autor de Juegos de la edad tardía, El guitarrista o su última y aclamada novela Lluvia fina, vuelve, como ya hiciera en El balcón en invierno, a trazar y atravesar, con éxito sin duda, ese hilo imperceptible que existe entre memoria y fantasía. Ese niño que nació y vivió sus primeros años en un pueblo de la Extremadura profunda en los años grises del franquismo para después buscar su tierra de promisión en la capital del reino es hoy por hoy uno de los pilares fundamentales de la literatura española sin duda alguna, y libros como El huerto de Emerson vienen a certificarlo con creces. Porque aquí encontramos al mejor Landero, a ese escritor que embelesa, que nos coge de la mano y nos lleva a un mundo de recuerdos y situaciones variopintas que marcaron al que hoy es un escritor mayúsculo.

Esa misma capacidad de quedar absorto en la infancia es la que mantiene viva, tantos años después, para contarnos con una maestría asombrosa el encanto del proceso de escritura con un estilo narrativo tan depurado y perfeccionista como emotivo y cercano

En cierto modo, Landero sigue siendo aún aquel niño inocente que miraba su realidad circundante con ojos de asombro y sabía guardar aquellos recuerdos para, posteriormente, saber y querer transmitirlos de una forma bellísima en forma de literatura. Eso es El huerto de Emerson. Esa misma capacidad de quedar absorto en la infancia es la que mantiene viva, tantos años después, para contarnos con una maestría asombrosa el encanto del proceso de escritura con un estilo narrativo tan depurado y perfeccionista como emotivo y cercano. No es fácil esta cuadratura del círculo, pero Landero es mucho Landero.

“Personalmente, a veces pienso que no he superado el drama de dejar de ser niño, y que todo lo que hago lleva la marca de una infancia prolongada en secreto. Lo demás, la literatura, la guitarra, la enseñanza, el obligado amor son cosas que he ido encontrando en el camino, tributos y servidumbres impuestos por la madurez. Pero mi mundo es otro, mi emoción y mi fantasía brotan de un escondido manantial que sólo yo me sé, mi verdadero tiempo de plenitud y de alegría ya pasó.” Una bella y sincera declaración de intenciones registrada en este maravilloso libro al que nada más se le puede añadir, salvo aplaudir y dejar que nos siga contando andanzas cogidos de la mano a la luz de la lumbre.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. Interesante critica del autor y su libro. Me gustó mucho el viaje a la infancia del autor y este también me gustara.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Andalucía utilizará al personal de enfermería como tapón para filtrar pacientes a los médicos de atención primaria

Los planes del Gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla para la atención primaria en Andalucía comienzan a desbrozarse poco a poco y, de entrada,...

Cuando ruge el volcán

Cuando éramos pequeños, a muchos de nosotros nos apasionaba la geología, eso de averiguar las capas que tenía la tierra y, sobre todo, los...

México celebra 200 años de independencia respecto a España

Está siendo sonada la ausencia de representantes españoles en los actos de conmemoración de la independencia mexicana. Es comprensible que no pintemos nada allí,...

Marta Vicente Antolín gana el III Premio Nacional de Poesía Viva #LdeLírica

Era sábado y era todo emoción y nervios. Era –exactamente– el último sábado del mes de septiembre de 2021 y por fin, después de...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Andalucía utilizará al personal de enfermería como tapón para filtrar pacientes a los médicos de atención primaria

Los planes del Gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla para la atención primaria en Andalucía comienzan a desbrozarse poco a poco y, de entrada,...

Cuando ruge el volcán

Cuando éramos pequeños, a muchos de nosotros nos apasionaba la geología, eso de averiguar las capas que tenía la tierra y, sobre todo, los...

México celebra 200 años de independencia respecto a España

Está siendo sonada la ausencia de representantes españoles en los actos de conmemoración de la independencia mexicana. Es comprensible que no pintemos nada allí,...

Marta Vicente Antolín gana el III Premio Nacional de Poesía Viva #LdeLírica

Era sábado y era todo emoción y nervios. Era –exactamente– el último sábado del mes de septiembre de 2021 y por fin, después de...