¿Qué pensar de las negociaciones entre los partidos políticos tras las elecciones? ¿Qué mueve a los líderes cara a formar gobiernos? McClelland puede ayudar a comprender cuál es su principal “motivación, necesidad”. Como consultor he comprobado su realismo, actualidad, en consejos de administración, equipos directivos, empresas familiares.

Las motivaciones según McClellan

  • LOGRO: Orientación a OBJETIVOS, METAS, trascendentes, de utilidad general, la EXCELENCIA. Visión a largo plazo. Alto compromiso, autoexigencia, asunción de responsabilidades y riesgos cara al éxito colectivo. Priorizan resultados de bien común sobre intereses particulares o la mera ejecución de funciones. Aquí están quienes han hecho avanzar el mundo en muy diferentes especialidades.
  • AFILIACIÓN: Orientación a las PERSONAS, su bienestar psicoemocional, sensación de realización, felicidad, buen clima en las relaciones. Quieren, sinceramente o no, ayudar a quienes lo necesiten. Desean ser   aceptados, conocidos, acogidos, respetados, admirados.   Se encuadran aquí los calificados “líderes populistas” pero también quienes, de verdad, se preocupan tanto por la humanidad como por pequeñas comunidades o situaciones individuales.
  • PODER: Necesidad de llegar a lo más alto por la autosatisfacción de situarse ahí e influir y controlar al máximo a quienes considera por debajo o se sitúan voluntariamente. Luchan por el “puesto”, por mantenerse en el mismo, por tener y preservar una alta imagen de líder superior. No le preocupan los resultados (logro) o las personas (afiliación). Cambiará de principios lo que sea necesario porque lo que importa es conseguir y retener el PODER. Hay muchos ejemplos.

¿Qué ha votado la sociedad?

Lo que quiere la mayoría es máximo bienestar, calidad de vida, trabajo seguro bien remunerado, minimizar el paro, buena sanidad, educación, etc. “Prosperidad y una sociedad más justa, libre…” lo prometen todos. Presupone líderes con visión y propuestas “estratégicas”! En lo político: democracia real con auténtica separación de poderes, con “todos” sus estamentos equiparables a los mejores del mundo, justicia social avanzada, libertad. En definitiva, líderes orientados al LOGRO. Para eso se votó.  ¿Predomina “eso” en las actuales negociaciones? ¿O una real o fingida orientación de AFILIACIÓN a sus votantes y su ideología? ¿O se centran en el PODER… por el PODER…?

¿Y ante el conflicto Cataluña/España?

Se considera uno de los principales problemas del estado. ¿Qué “mueve” a los políticos que aspiran a gobernar el estado, autonomías, ayuntamientos… en relación al mismo? La alcaldía de Barcelona ha sido calificada de “operación de estado” para evitar que esté ocupada por un líder independentista. ¿Hay una clara y explícita orientación al LOGRO de un acuerdo que permita solucionar el conflicto democrática, satisfactoriamente? O… ¿hay posiciones de AFILIACIÓN para la “propia familia ideológica, partidista, identitaria”, pero ignorando las motivaciones del 80% de los votantes catalanes que quieren una consulta democrática y del 50% que quiere la independencia? O quizá, ¿nada de eso y sí una clara pugna por el PODER… para “PODER” imponer una vía autoritaria que difícilmente será “solución” y lo agravará… ?

A nivel gobierno español, autonomías, ayuntamientos, ¿qué diagnóstico haría McClelland? ¿Se preguntan los votantes para qué, a quién, sirve “realmente” su voto? ¿Se sienten “guionistas” de sus líderes o… peones de los mismos?

¿Y ante el conflicto con Cataluña? ¿Se orientan “los votantes” al LOGRO beneficioso para “todos”; a la particular AFILIACIÓN IDENTITARIA o… a la consecución del PODER de sus líderes para imponerse a Cataluña?

¿Cuánto hay en juego según una u otra motivación de votantes y sus líderes… tanto en España como en Cataluña…?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + dieciseis =