Los trabajadores de la Administración de Justicia en España están absolutamente indefensos ante el contagio del COVID-19. Así lo han denunciado a Diario16 a través de testimonios gráficos de cómo han tenido que ser ellos mismos los que tomen la iniciativa para procurarse medidas de protección pagadas de su propio bolsillo.

La gestión de la crisis del coronavirus por parte de Carlos Lesmes es, cuanto menos, nefasta y ha recibido las críticas del personal que aún tiene que acudir a los juzgados cada día a trabajar. Los representantes de los trabajadores, por su parte, ya indicaron que los empleados públicos estaban demasiado expuestos y, después del sector sanitario, son el sector de la población más expuesto a contagios del COVID-19. Comisiones Obreras, por ejemplo, denunció que se habían dado centenares de casos de personal con síntomas que habían estado en contacto con personas contagiadas.

A pesar de todo lo anterior, los trabajadores denuncian la situación en que están obligados a continuar con su trabajo que, en muchos casos, podrían estar desempeñando desde sus casas a través del teletrabajo. Estos empleados públicos, tanto interinos como funcionarios de carrera, no dudan en señalar culpables y siempre resuena el mismo nombre: Carlos Lesmes.

Por un lado, le critican su enfrentamiento al Gobierno para llevar una gestión de la crisis del coronavirus cuando, en realidad, los ministerios que están al frente ya han dejado claro, según ha publicado el BOE, que las competencias del CGPJ eran asumidas por el Gobierno y que, en casos determinados, realizarían las consultas adecuadas al organismo judicial.

En segundo término, los empleados reprochan a Lesmes que, en algunos juzgados, se está cargando sobre los interinos el riesgo de contagio del coronavirus para, según indican los trabajadores, preservar a los funcionarios de carrera. Además, y esto es muy importante para valorar la gestión de la crisis que está haciendo Carlos Lesmes, en muchos casos las medidas de protección se les están pagando de su bolsillo los propios trabajadores.

Lesmes para no perder el poder, estaría bloqueando al Ministerio, monta comisiones y hace declaraciones. Por otro lado, han enviado a los funcionarios de carrera a casa, a hacer teletrabajo. Sin embargo,  los expedientes están en los juzgados. Puede parecer una broma pero es la demostración de la gestión que está haciendo Lesmes de esta crisis. Exactamente igual han hecho los del Tribunal Supremo, el Constitucional y las Audiencias. Es decir, que los que aguantan el chaparrón son, como en Sanidad, los interinos mal pagados.

Veamos algunos ejemplos de la situación límite que se está viviendo en los juzgados españoles. En Baleares, por ejemplo, algunos guantes de protección llegaron metidos en sobres abiertos:

En Mollet del Vallés (Barcelona) llegó el siguiente kit de protección para 8 juzgados: un bote de solución hidroalcohólica y dos cajas de guantes.

En Villanueva de la Serena (Badajoz), los trabajadores indican lo siguiente tras recibir sólo una caja de guantes y un bote de solución hidroalcohólica: «Esto es sólo un pequeño ejemplo de los EPI facilitados. Por supuesto, nada de mascarillas, ni de diversidad de tallas. Todos los vinieron en una caja naranja son de talla pequeña. Pedimos encarecidamente al presidente del Consejo General del Poder Judicial que dimita y se dedique a otros menesteres».

En un juzgado de Madrid, a falta de mampara protectora, los trabajadores se han visto obligados a colocar papel film de cocina:

En otro juzgado de la Comunidad de Madrid los trabajadores, para protegerse de posibles contagios de coronavirus, han tenido que improvisar una barrera hecha con cajas de cartón:

En el Registro Civil de Jerez de la Frontera han sido los propios trabajadores los que se han tenido que pagar de su bolsillo la compra de una mampara de metacrilato para protegerse:

Ante esta situación, la dimisión de Carlos Lesmes ya debería estar encima de la mesa del ministro y no esperar a que sigan contagiándose los trabajadores de la Administración de Justicia. Tal y como informó Diario16, la jueza decana de Barcelona se ha visto obligada a cerrar un edificio completo de la Ciutat de la Justicia de la capital catalana porque se reportaron casos de contagio de coronavirus. Ahora le toca el turno a Carlos Lesmes de dejar de enfrentarse al Gobierno por una responsabilidad que, según publicó el BOE, ya no le corresponde. Además, el presidente del CGPJ, en lugar de ayudar, lo único que ha hecho es proteger a la «clase alta» judicial enviándolos a casa, y a los parias los deja expuestos al contagio ya que no hay medidas para proteger a todos los trabajadores judiciales, a pesar de que el CGPJ tiene presupuesto propio, y no pequeño.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre