Los secretarios generales de UGT Pepe Álvarez y CCOO Unai Sordo, han vuelto a reclamar al nuevo Gobierno salido de las urnas el próximo 10-N, que derogue la reforma laboral. En una rueda de prensa para analizar la sentencia del Tribunal Constitucional que avaló el despido por absentismo laboral, incluso por razones justificadas, ambos sindicatos han coincidido en la gravedad del fallo que antepone los intereses empresariales a la salud de los trabajadores.

Las centrales sindicales han anunciado la presentación de una reclamación contra “la sentencia de parte del TC”, ante la Organización Internacional del Trabajo.

Pepe Álvarez considera que la sentencia del Tribunal Constitucional, que avala el despido por faltar reiteradamente al puesto de trabajo, aunque exista causa justificada, “supone cruzar una línea roja inadmisible en los derechos constitucionales de los trabajadores”. “No se puede anteponer ningún derecho al derecho al derecho a la Salud”.

Álvarez señala que la argumentación de la sentencia “se basa en una sorprendente prevalencia de una ambigua e imprecisa libertad de empresa sobre la productividad, los derechos a la salud y sobre el derecho al trabajo”, por eso ha reclamado como “imprescindible la derogación ya del artículo de la Reforma Laboral que ha provocado la sentencia laboral del TC sobre las bajas médicas”, algo intolerable.

De ninguna forma las bajas médicas que castiga el art. 52 d) del Estatuto de los Trabajadores “ponen en peligro la productividad y buen fin de la empresa cuando se trata de situaciones individuales que, después de la reforma laboral del 2012, carecen de cualquier relación con el estado de la empresa”, ha señalado el secretario general de UGT.

Para UGT el art. 52 d), posibilita “de una forma claramente excesiva la sanción de ausencias motivadas por causas de salud, dejando en manos del empresario un poder inusitado que claramente tiene efectos sobre los trabajadores que se verán obligados a computar sus bajas médicas, sino quieren situarse en peligro de despido. Un precepto que penaliza de forma clara el derecho a la salud del trabajador, el derecho a su recuperación y el derecho al trabajo, puesto que sin causa achacable al trabajador se le extingue su relación laboral”, ha denunciado Álvarez.

Hay razonamientos de tipo mercantil detrás de los pronunciamientos del TC.Para Unai Sordo, la sentencia del Tribunal Constitucional “vuelve a avalar una reforma laboral profundamente lesiva con argumentos peligrosos. Hay razonamientos de tipo mercantil detrás de los pronunciamientos del Tribunal Constitucional”.

Unai Sordo ha recordado que cuando se instó la inconstitucionalidad de algunos aspectos de la reforma laboral en la negociación colectiva el TC “vino a reconocer que la legislación laboral era subalterna a los intereses de política económica del país”. A juicio del secretario general de CCOO esto supone “un desprecio del papel del derecho laboral, de los derechos laborales forjados en más de treinta años de democracia”.

En opinión de Unai Sordo, el TC interpreta una legislación, y “por lo que es importante derogar la reforma laboral, modificar los aspectos centrales de la reforma, como la posibilidad de despedir a trabajadores por acumular un número de bajas perfectamente justificadas”. Los más perjudicados son los más débiles, ya que “quienes acumulan más bajas lo hacen porque están en los puestos de trabajo más peligrosos, penosos y tóxicos y son perfectamente justificadas”, ha afirmado Sordo.

Eliminan derechos a las personas trabajadoras

“Con resoluciones como la ahora dictada por el TC, se evidencia, si cabe aún más, la necesidad de derogar las reformas laborales, que desde UGT exigimos, y que han otorgado más poder para el empresario y menos derechos o la eliminación de estos para las personas trabajadoras, precisamente la parte más débil de la relación laboral”, ha reclamado Pepe Álvarez, secretario general de UGT.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 1 =