UGT y CCOO condenan el despido, por parte de la dirección de Atento, de la presidenta del Comité de Empresa de su centro en Lleida (representante de la UGT) haciendo uso del artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, que justifica el despido objetivo de un trabajador que falte el 20% o más días laborables a su centro de trabajo de forma justificada durante dos meses.

La sentencia del TC abre la puerta a un atropello múltiple de los derechos de los trabajadores y trabajadoras

Ambas organizaciones denuncian que la empresa se ha acogido a un artículo contenido en la reforma laboral de 2012, avalado el pasado 16 de octubre por el Tribunal Constitucional, que es totalmente perjudicial, regresivo e injusto.

Un artículo que puede ser utilizado por la clase empresarial para despedir en su empresa a las trabajadoras o trabajadores más vulnerables, como puedan ser los jóvenes, las mujeres, los trabajadores de más edad, los inmigrantes, los trabajadores dependientes o, directamente, para quitarse de en medio a los representantes de los trabajadores acogiéndose a una baja prescrita por un profesional médico. En este sentido, Atento hace uso de esta inaceptable causa de despido para prescindir de una representante de los trabajadores que desde hace meses denuncia la deriva de los derechos laborales que están sufriendo las más de 200 trabajadores y trabajadores del centro de Lleida, en lo que es un claro ejemplo de persecución sindical.

Una medida que, además, puede introducir el miedo de las empleadas y los empleados a ponerse enfermos ante la posibilidad de ser despedidos y que puede provocar el aumento de las cifras de siniestralidad laboral y el empeoramiento de la salud laboral en las empresas de nuestro país.

UGT y CCOO actuarán contra esta sentencia

UGT y CCOO recuerdan que se trata de uno de los puntos que los sindicatos más criticaron en su día, cuando se aprobó esta reforma laboral (que motivó dos huelgas generales, entre otras actuaciones sindicales) y señalan que van a abrir varias líneas de trabajo de manera inmediata.

La primera, recurrir el despido de esta trabajadora, y de todos los que se produzcan por este motivo, así como la sentencia del Tribunal Constitucional ante el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea y ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), además de denunciar a las empresas que despidan a trabajadores por esta causa, como es el caso de Atento.

La segunda, exigir la derogación inmediata de la reforma laboral de 2012, y del artículo en concreto, y trasladar a los partidos políticos la necesidad de posicionarse sobre esta cuestión durante esta campaña y decir claramente lo que van a defender durante la siguiente legislatura.

Además, UGT y CCOO pedirán a los comités de empresas y delegados de personal que envíen sus opiniones sobre la sentencia al Alto Tribunal, de forma que la institución conozca de primera mano lo que piensan los trabajadores y trabajadoras de este país.

Para ambas organizaciones, esta sentencia es inadmisible para los derechos constitucionales de los trabajadores y prioriza la libertad de empresa sobre el derecho a la salud y al trabajo de las personas trabajadoras. Con resoluciones como ésta, es todavía más evidente la necesidad de derogar las reformas laborales, que no han hecho otra cosa que otorgar más poder al empresario, menos derechos a los trabajadores y las trabajadoras y un empeoramiento del empleo y de la protección por desempleo en nuestro país.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + 18 =