Manifestación contra el ERE de Vodafone año 2015. Foto Agustín Millán.

La compañía Vodafone España ha comunicado a los representantes de los trabajadores la apertura de ERE (procedimiento de despido colectivo), que afectará a un máximo de 1.200 trabajadores de los alrededor de 5.100 con los que cuenta en toda España, lo que supondrá un 24 % de la plantilla, según ha informado en un comunicado y les ha convocado para iniciar a finales de enero el periodo de consultas, que se prolongará durante un mes. Los sindicatos UGT, CCOO y STC, han rechazado los despidos.

UGT, sindicato mayoritario rechaza frontalmente el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por dicho Grupo. El representante sindical en el Comité de Empresa responsabiliza de la situación los gestores de Vodafone España, a los que acusa de “incapacidad demostrada y reiterada para la toma de decisiones estratégicas acertadas”, ha denunciado.

“Nos parece innecesario y equivocado que se plantee de nuevo un recorte de personal cuando además hace apenas tres años se produjo el último”, ha añadido el representante de UGT.

La operadora de telecomunicaciones ha convocado a los representantes de los trabajadores para iniciar a finales de enero el periodo de consultas, que se prolongará durante un mes.

Vodafone ha justificado la medida en razones económicas, productivas y organizativas, y ha explicado que, en el actual contexto de mercado, “la demanda de servicios sigue creciendo de forma exponencial y no así los precios: cerca del 50% de las altas brutas están asociadas con ofertas “low y medium cost”, lo que obliga a Vodafone a tener una estructura de costes preparada para competir con éxito en todos los segmentos.

Esta situación ha llevado ya a caídas de los ingresos y del EBITDA en el primer semestre del actual ejercicio. La caída de ingresos se debe a la caída de precios a pesar del aumento en la demanda de servicios que, asegura, sigue creciendo de forma exponencial”, ha señalado la compañía.

El ERE persigue, “revertir la negativa evolución del negocio, reforzar su sostenibilidad, proteger la capacidad de inversión y diseñar una organización más competitiva y mejor adaptada a lo que piden los Clientes”, afirma Vodafone, a lo que el sindicato UGT contesta que “la situación que atraviesa la compañía no es responsabilidad directa de la plantilla sino de los gestores de la empresa que, con la medida propuesta, pretenden solucionar su incapacidad demostrada y reiterada para la toma de decisiones estratégicas acertadas”.

UGT considera innecesario y equivocado que se plantee, de nuevo, un recorte de personal cuando, además, hace apenas tres años, se produjo el último.

El sindicato se opone a cualquier medida forzosa que pueda afectar al empleo en Vodafone y además insta a la compañía a buscar soluciones que no repercutan en el nivel de empleo y que cumplan las expectativas de ambas partes: plantilla y empresa.

Los ingresos de Vodafone España cayeron un 3,2 %, hasta los 2.421 millones de euros en el primer semestre fiscal, lastrados por la reposición de tarifas y la guerra del fútbol, y su valor contable en el país se vio rebajado en 2.900 millones.

Además de revertir la negativa evolución del negocio, Vodafone España ha dicho que con estos despidos también persigue reforzar su sostenibilidad, proteger la capacidad de inversión y diseñar una organización más competitiva y mejor adaptada a lo que piden los clientes.

CCOO ha estado y estará en contra de la destrucción de empleo.  Demostrándolo, con lucha y posicionamiento claro, en permanente coherencia con las decisiones de los trabajadores y trabajadoras en las asambleas convocadas por esta organización sindical. Todos los representantes deben defender, sin lugar a duda, un horizonte laboral estable y la viabilidad de la empresa basada en criterios de responsabilidad por parte de la dirección hacia las personas que la conforman.

Para el sindicato resulta incomprensible que las decisiones de la dirección de la compañía siempre repercutan en el empleo de la plantilla, sin tener presente otros ejemplos de empresas del sector de telecomunicaciones que actúan de un modo mucho más responsable socialmente.

CCOO, como principal sindicato estatal por número de afiliación y representación de trabajadoras y trabajadores, apuesta desde la presión por una negociación hasta la final, basada en la misma coherencia que en el ERE anterior, rechaza de plano cualquier despido forzoso y propone alternativas.

La defensa del empleo debe ser el objetivo común de todos los sindicatos presentes en la mesa de negociación y CCOO así lo defenderá. Esperamos que todos los sindicatos actúen con la misma coherencia desde el principio hasta el final de la negociación, sin giros ni actos que confundan a los trabajadores y trabajadoras sobre el planteamiento final de cada uno.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here