Este Día Mundial de Acción climática en los centros de trabajo ha sido convocado por la Confederación Sindical Internacional (CSI) de la que forman parte las tres organizaciones sindicales españolas, y tiene por objetivo sensibilizar a trabajadoras y trabajadores y empresas de la necesidad de adaptar los centros de trabajo a las consecuencias del cambio climático, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y evaluar los impactos de las empresas en el medio ambiente.

La Secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT, Ana García, ha reclamado “erigir el 26 de junio de cada año como Día Mundial de Acción Climática en los Centros de Trabajo, como reclama la Confederación Sindical Internacional”.

Ana García ha realizado estas declaraciones durante la rueda de prensa, junto a CCOO y USO, para presentar el manifiesto con motivo de este día, donde ha señalado que “es necesario sensibilizar a empresas y a las trabajadoras y trabajadores de la importancia de adaptar los centros de trabajo a las consecuencias del cambio climático”.

En este sentido, ha manifestado que “nos enfrentamos a una crisis climática, con fenómenos meteorológicos extremos que están afectando ya a empleos y medios de subsistencia. Los trabajadores y trabajadoras están en primera línea en cuanto al cambio climático. Nos quedan apenas 11 años para estabilizar el planeta limitando el aumento de la temperatura a 1,5ºC”.

Además, ha resaltado que, “según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), 32 millones de personas están afectadas por el cambio climático en nuestro país. Los veranos abarcan 5 semanas más que a principios de los años 80, y hay que actuar ya”.

Por ello, ha reclamado “impulsar el Diálogo Social con el Gobierno y los empresarios respecto a los planes para adaptar los puestos de trabajo al clima, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y evaluar los impactos de las empresas en el medio ambiente”.

“Nos enfrentamos a una crisis climática, con fenómenos meteorológicos extremos que están afectando ya a empleos y medios de subsistencia”

Desde UGT “hemos enviado ya cartas a las empresas para que se reúnan en relación a esta materia y también hemos puesto en marcha una campaña en redes sociales para concienciar sobre esta problemática. Hay que conseguir que esta transición sea justa y ordenada para todos, empresas y trabajadores y trabajadoras, donde nadie se quede atrás. No habrá empleo en un planeta muerto”.

La transición ecológica es un camino sin retorno

Mariano Sanz, secretario de Medio Ambiente de CCOO ha señalado que “la transición ecológica hacia un modelo más sostenible económica, social y medioambiental es un camino sin retorno” y el debate sobre este proceso de transición “hay que trasladarlo a las empresas con diálogo y negociación”. Para ello, es fundamental establecer en las empresas Comisiones de Medio Ambiente, en las que se evalúe el impacto medioambiental de la actividad empresarial y acordar e implementar medidas que mitiguen este impacto, adaptando la producción al cambio climático.

Para el secretario de Medio Ambiente de CCOO es asimismo necesario “abrir mesas de negociación con el Gobierno y los empresarios para abordar el reto del cambio climático de manera planificada y negociada”. “La transición ecológica es un proceso irrenunciable, y toda la sociedad debe implicarse para acordar políticas y medidas sociales, económicas y financieras que faciliten el camino de las empresas hacia una forma más sostenible de producir y consumir”, ha finalizado el responsable sindical.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre