Los sindicatos UGT Madrid, CCOO Madrid y la patronal junto con el consejero de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad, Javier Luengo y el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado ambos de Ciudadanos, han presentado un convenio “realmente bueno”, mientras Isabel Díaz Ayuso estrena un autobús en la sede de Correos.

Para Eva López Simón, secretaria de Políticas Sociales y Sector Público de UGT Madrid, este acuerdo supone “un antes y un después en el modelo público de residencias de mayores”.

Este acuerdo, que sustituirá a partir de mediados de este año al vigente desde 2017 y sumará 58 millones de euros anuales extra a esta partida. Establece las características (régimen económico, criterios de adjudicación, prescripciones técnicas, etc.) de los contratos de servicios que licita el Gobierno regional para el mantenimiento de plazas públicas en las residencias de mayores. Unas plazas cuyo precio se incrementa un 37,4%, al pasar de los 54,51 euros diarios del acuerdo marco vigente a los 74,88 euros al día.

Los detalles del nuevo Acuerdo Marco que fija las condiciones de contratación de plazas concertadas en residencias de mayores de la región, un texto que ha contado con las aportaciones de los sindicatos y las patronales del sector “y que supone el primer gran paso hacia el nuevo modelo de atención y de servicios sociales centrado en las personas que queremos impulsar en la Comunidad de Madrid”.

En el acto, el vicepresidente ha estado acompañado por el consejero de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad, Javier Luengo, los secretarios generales de UGT Madrid, Luis Miguel López Reíllo, de CCOO Madrid, Jaime Cedrún, la secretaria de Políticas Sociales y Sector Público de UGT Madrid, Eva López Simón y representantes de CEIM.

Más de 450 nuevos empleos

El aumento de 20 euros diarios más por plaza supone un incremento en cinco puntos de la ratio de personal de atención directa, en el que se incluyen médicos, enfermeros, gerocultores, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, trabajadores sociales o psicólogos y que pasa de 0,42 a 0,47 por residente.

El nuevo acuerdo marco fija además ratios para gerocultores (0,33) y para la suma de todos los profesionales encargados de la limpieza y manutención (0,12) que hasta ahora no estaban determinados.

Calidad en la atención

Otra de las grandes novedades del nuevo acuerdo marco tiene que ver con los criterios de adjudicación de los contratos, ya que por primera vez los aspectos relacionados con la calidad en la atención tendrán más peso que la oferta económica de los licitadores. El desarrollo de talleres de terapia recreativa (ludoterapia, jardinoterapia, etc.), la contratación de mayor número de fisioterapeutas o animadores socioculturales, la existencia de planes de formación continuada para todos los trabajadores o la disponibilidad de mayor número de habitaciones individuales son algunos de los criterios de calidad que se podrán valorar con hasta 51 puntos, dejando el peso de la oferta económica en un máximo de 49 puntos frente a los 70 que establecía el acuerdo vigente.

Con el objetivo de incrementar las garantías de buen servicio a los usuarios, el nuevo texto endurece el régimen sancionador ante posibles incumplimientos –por ejemplo, los problemas de limpieza en habitaciones, ropa y demás espacios pasan a ser consideradas faltas graves en vez de leves-, y amplía los supuestos que permiten a la administración rescindir los contratos con los adjudicatarios. Así, entre estas causas estará la imposición de tres penalidades muy graves en un año o cinco muy graves o graves a lo largo de la ejecución del contrato o el incumplimiento de los compromisos de calidad en la atención ofertados en la licitación.

Mejoras laborales

El nuevo Acuerdo Marco también impulsa mejoras en las condiciones laborales de los profesionales que trabajan en las residencias. Aunque los salarios de médicos, gerocultores, enfermeros y el resto de personal están establecidos en los convenios colectivos, la subida de un 1,5% en la cuantía del salario base fijada por ese convenio tendrá un peso de hasta 9 puntos dentro de los criterios de calidad determinantes para la adjudicación.

Además, y pensando en la estabilidad laboral de las personas que atienden a los mayores, se establece la obligatoriedad de que a lo largo de la vigencia del contrato se supere el porcentaje de trabajadores con contrato indefinido y a jornada completa que recoja el convenio colectivo de aplicación, o bien que este porcentaje sea superior al 85% de la plantilla del centro.

Mejoraras en la manutención de los residentes

En cuanto a aspectos más relacionados con el día a día de los centros, el acuerdo marco también incorporará novedades para mejorar la manutención de los residentes, que deberán disfrutar de menús variados en los que primen los productos frescos y de temporada que aseguren una dieta equilibrada. De hecho, otro de los criterios de calidad establecidos para la adjudicación permite elevar su puntuación a los licitadores que incrementen el presupuesto diario destinado a la adquisición de materias primas de alimentación.

Comisión de menús

Y, para fomentar la participación y la adquisición de buenos hábitos nutricionales entre los residentes, los centros deberán crear una Comisión de menús que estará integrada por los responsables de su elaboración y por tres mayores residentes o familiares de estos. Esta comisión garantizará la participación de los residentes en el diseño de los menús y se reunirá al menos una vez al mes para aportar sus sugerencias, propuestas de mejora y opiniones recabadas del resto de usuarios.

No se podrá subcontratar personal de atención directa

El acuerdo también señala que los adjudicatarios solo podrán subcontratar con terceros la realización de prestaciones accesorias al contrato (limpieza, cocina, lavandería…), y en ningún caso se podrá subcontratar personal de atención directa, salvo profesionales de enfermería (DUEs), que sí se podrán subcontratar para cubrir la demanda de este servicio tan necesario en estos centros, solo en casos excepcionales como una pandemia como la actual.

Además, añade a los protocolos habituales de los que deben disponer y seguir los centros (higiene, sueño, administración de medicación…) otros específicos como el de no discriminación por motivos de identidad o expresión de género u orientación e identidad sexual, de prevención de riesgos psicosociales y detección y actuación ante situaciones de maltrato.

Y mientras este acuerdo importante ocurria, Isabel Díaz Ayuso estrena un autobús en la sede de Correos.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. En las residencias públicas al 100% no hay gerocultores somos todas técnicos en cuidados de auxiliar de enfermería qué es lo que tendría que haber en todas las residencias tanto privadas como concertadas para mejorar una asistencia de calidad a los usuarios residentes

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre