Foto UGT CyL

Los sanitarios convocados por CCOO, UGT y CSIF han exigido a la consejera de Sanidad, Verónica Casado que de marcha atras al convenio “ilegal y discriminatorio” firmado con la única finalidad de evitar que una diputada de Ciudadanos, hermana de la presidenta de Satse, se marchara al grupo mixto e hiciera prosperar la moción de censura. También la han pedido “deje de sembrar discordias e inicie una negociación seria con los representantes de todos los empleados públicos”.

La semana pasada se supo que la hermana de la presidenta del Sindicato de Enfermería (Satse) en Castilla y León decidió en el último momento no irse como su compañera de Ciudadanos al Grupo Mixto, y de forma inmediata, causal o no, esta organización sindical profesional de enfermeras consiguió firmar un acuerdo beneficioso con la Consejería de Sanidad que es competencia de Cs.

El rumor en Castilla y León se convirtió en una pista del entramado que organizaron el pasado fin de semana el PP de Mañueco y Ciudadanos, de Igea, para no perder el poder con la moción de censura, que los socialistas presentaron y perdieron el pasado lunes.

Los sindicatos mayoritarios de la función pública de Castilla y León, UGT , CCOO y CSIF, se han  concentrado hoy frente a la puerta del Hospital Universitario Río Hortega para mostrar su “enfado y decepción, con motivo del acuerdo ilegal y discriminatorio” firmado por la Consejería de Sanidad con el sindicato sectorial Satse.

Según han denunciado las organizaciones sindicales en la lectura de su manifiesto, “tras más de 1 año de dura pandemia, tras un año de trabajo incansable en el que hemos antepuesto nuestro deber y responsabilidad a nuestras propias familias, tras más de 1 año trabajando en equipo, la señora Casado considera que solo un eslabón de la cadena merece su atención y reconocimiento, mercantilizando todo lo vivido”.

Por eso han querido mostrar su “decepción” ante la falta de reconocimiento de todo el “esfuerzo” y “compromiso con los ciudadanos” de los trabajadores del sector sanitario a lo largo de la crisis pandémica “solo recompensado con palabras vacías, lagrimas televisadas y un decretazo que cercenaba nuestros derechos laborales”. En palabras de los representantes sindicales del sector, “una vez más, el gobierno de Castilla y León ha decidido con este nuevo “acuerdo histórico” menospreciar a todos los trabajadores y trabajadoras de la Sanidad Pública de esta comunidad”.

Han reclamado a la consejera de Sanidad, Verónica Casado a que “convierta sus palabras en hechos” aduciendo que ellos, como enfermeros de SACYL, no necesitan “migajas” ni “ser señalados con el dedo”.

En palabras de los profesionales de enfermería de las organizaciones sindicales: “Formamos parte de un equipo, no somos ni más ni menos que nadie, y no compartimos que la Consejería discrimine al resto de nuestras compañeras”. El colectivo entiende que “la equiparación salarial con la media del resto de comunidades es una reivindicación de todas las categorías profesionales a la que la señora Casado ha respondido con un trampantojo en los despachos, sin luz ni taquígrafos, confirmando su actitud permanente de obstruccionismo a la mesa de negociación de los empleados públicos de SACYL”.

Para finalizar, Dalia Madruga Garrido, Secretaria de Acción Sindical de FSS-CCOO, Javier Hernando Domínguez, Secretario de Acción Sindical de CSIF Sanidad CyL y Miguel Holguín, Secretario Regional de Sanidad de las FesP de UGTCyL, en representación de todos los trabajadores del sector, han exigido a Casado que trabaje por la potenciación de la sanidad pública de la comunidad, que “deje de sembrar discordias entre los trabajadores de SACYL con su actitud elitista” y “que comience una negociación seria, pública y dialogante con los representantes de todos los profesionales que aquí estamos en el único y legal foro para ello, la Mesa Sectorial de Sanidad”. Asimismo, los tres sindicatos han solicitado también la convocatoria de la mesa general de la función pública.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre