UGT y CCOO han exigido este miércoles en rueda de prensa que se apruebe una Ley integral de Derechos de las Personas Mayores y alcanzar acuerdos políticos y en el ámbito del diálogo social lo antes posible para reforzar y garantizar la sostenibilidad y suficiencia del sistema público de pensiones: “Hace diez años que no hay recomendaciones parlamentarias ni acuerdos en el ámbito del diálogo social, esta situación no puede continuar”, ha señalado el secretario de Protección Social y Políticas Públicas de CCOO, Carlos Bravo.

Por su parte la secretaria Confederal de UGT, Adela Carrió, ha pedido “que se realice una auditoría que ponga de manifiesto la situación vivida y permita adoptar medidas eficaces para evitar que se repita el drama vivido en los centros Residenciales por la Covid-19”.

Carlos Bravo comenzó su intervención en la rueda de prensa en la que CCOO y UGT han presentado el Manifiesto del Día Internacional de las Personas Mayores, que los sindicatos han remitido a los grupos parlamentarios del Congreso de los Diputados, emplazando al Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones a publicar informes periódicos de situación y proyecciones de la seguridad Social para contestar a los informes de bancos y aseguradoras que tienen “una difusión excesiva para los contenidos que aportan, y que “caen en el “error endémico” de analizar el sistema de reparto español como si fuera un sistema de capitalización individual”.

Bravo ha denunciado que “se crea una ficción”, señaló, en la que además presenta como extremadamente generoso el sistema de pensiones, cuando en realidad existe casi un equilibrio entre lo que se aporta y lo que se recibe de pensión, que no se corresponde con los datos que publica la Seguridad Social”.

Durante su intervención Adela Carrió ha recordado a las víctimas del Covid, y en especial al colectivo de personas mayores y ha dicho que “UGT no va a bajar la guardia ni un segundo para que esta situación no se vuelva a producir nunca más”, ya que la experiencia vivida durante esta pandemia nos ha alertado del riesgo que supone un deficiente funcionamiento del sistema de servicios sociales, la desprotección en las residencias, y ha puesto en evidencia las carencias de nuestro Estado de Bienestar, en gran medida por los recortes que se han producido con la excusa de la crisis anterior (sanidad, dependencia, servicios sociales, pensiones, etc.)

La situación de las residencias

Carrió ha señalado que, pese a que se adoptaron medidas relativas a las residencias y centros sociosanitarios, la atención social y de salud pública a las personas mayores y el apoyo a los profesionales de los centros residenciales, ha sido insuficiente. 

Por ello, ha pedido “intensificar las inspecciones por parte de la administración”; que se realice una auditoría que ponga de manifiesto la situación vivida y permita adoptar medidas eficaces para evitar que esto vuelva a suceder; que se implante de manera urgente el Plan de Actuación e Intervención de Centros Residenciales Covid-19”, elaborado por los sindicatos; y que el Gobierno, a través del diálogo social, establezca un plan de choque en materia de dependencia”.

Más medios para la Seguridad Social

En la rueda de prensa conjunta, CCOO reclamó que se aborde urgentemente la dotación de medios humanos y técnicos a las entidades gestoras de la Seguridad Social. “La merma de un 30% del personal de la Seguridad Social es la causa de que la respuesta de la Administración Pública en una situación extraordinaria como la de la pandemia, no haya sido todo lo eficaz que debiera”.

La pérdida de empleos denunció, “está detrás de que la tramitación de una pensión haya pasado de tardar 10 días a 30; está detrás de que la tramitación del IMV esté colapsada; está detrás de lo que ha sucedido en el Servicio Público de Empleo en relación con las prestaciones de desempleo”. “Es urgente realizar una inversión en recursos humanos, materiales y tecnológicos”, subrayó.

Es necesario coordinar los servicios sanitarios y sociales 

Carrió ha declarado que “esta pandemia ha puesto en evidencia la necesidad reforzar el sistema de dependencia, el sistema de cuidados y las condiciones laborales de las personas trabajadoras y ha reforzado la reivindicación sindical de que se coordinen los servicios sanitarios y los servicios sociales, para proporcionar una respuesta integral y eficaz a las necesidades de los mayores”. Una coordinación que debe darse a nivel estatal y autonómico. En este sentido, ha manifestado que “hay que velar por que en los protocolos o criterios de derivaciones hospitalarias no se tenga en cuenta la edad”.

Otras propuestas de UGT en el ámbito de los cuidados serían: que prevalezca la prestación de servicios sobre la prestación económica y continúe la profesionalización del sector; que tengan una financiación finalista; mejorar las radios adecuándolas al grado de dependencia de los beneficiarios, y que la responsabilidad de la asistencia sanitaria de los mayores recaiga en el Sistema Nacional de Salud, como la del resto de la ciudadanía. 

Respecto a la ley sobre dependencia, Carrió ha afirmado que “la situación actual es de claro estancamiento e incluso de retroceso en su cobertura y prestaciones”, principalmente por la decisión de reducir la financiación del Sistema, en el marco de las medidas de reducción del déficit público puestas en marcha desde 2012. Por ello, es imprescindible: derogar el Real Decreto Ley 20/2012 de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y fomento de la competitividad; asegurar la suficiencia de las prestaciones; incrementar la intensidad, la compatibilidad entre determinadas prestaciones y aumentar la cuantía de las prestaciones al menos en un 20% (retornando a las cuantías establecidas antes de su reducción); desarrollar la figura del asistente personal; y establecer mecanismos que aseguren la sostenibilidad económica de la ley. 

Por último, la secretaria Confederal de UGT ha dicho que “desde UGT proponemos una ley integral de derecho de las personas mayores” que garantice la protección y el ejercicio de los derechos de este colectivo; la no discriminación por razón de edad, la igualdad de oportunidades y atención a las situaciones de mayor vulnerabilidad; y la participación activa de los mayores en todos los ámbitos.

Por su parte, Julián Gutiérrez, secretario general de la Federación de Pensionistas y Jubilados de CCOO, denunció que las políticas de recortes de los últimos años ha deteriorado las condiciones de vida de los mayores. “Este deterioro tiene un impacto negativo para la población en general, pero muy singularmente para las personas mayores que precisamos en mayor medida el acceso a los servicios sociosanitarios”.

Si se aprovecha la pandemia para nuevos recortes nos movilizaremos 

Por su parte, Francisco Pérez Haro, secretario de Organización de la Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT, ha destacado la solidaridad de las personas mayores en esta situación de crisis sanitaria y económica, provocada por la Covid-19, pero ha advertido que no se aproveche la misma para plantear decisiones que perjudiquen en mayor profundidad a los jubilados y pensionistas de este país, porque “no nos vamos a quedar quietos y nos movilizaremos.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre