Foto Agustin Millán.

Los sindicatos españoles UGT y CCOO y el sindicato chileno CUT han ha firmado que “Chile no puede continuar ni un día más presidiendo la COP25”, que se está celebrando en Madrid. También han reclamado medidas reales para tener un planeta socialmente justo y medioambientalmente sostenible

El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, ha señalado que “la COP25 se tendría que haber celebrado en Chile, pero no se ha podido celebrar allí por la situación que vive el país. Una situación que es consecuencia de un modelo de políticas neoliberales que se están extendiendo por todo el continente. Un modelo que está abocado al fracaso absolutamente”.

Modelo que también está presente en otros países latinoamericanos, como Brasil o ahora Bolivia. “Hay una interrelación clara entre las crisis económicas, sociales y medioambientales. Las privatizaciones que están sufriendo los países de América Latina están llevando a esta situación”.

Los secretarios generales de UGT, CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo y de la CUT chilena, Norlberto Díaz han coincidido en afirmar que “un gobierno que viola los derechos humanos no merece presidir la Cumbre Climática; es más, “debe recibir una condena internacional”, dijo el representante del sindicato chileno, durante la rueda de prensa.

Pepe Álvarez, presentó el acto: “Crisis climática y revuelta en América Latina”, en el marco de la COP25. Un acto que “tiene que servir para situar desde el sindicalismo internacional nuestra posición en relación con el cambio climático y la situación social de América Latina. Un acto apoyado por todo el movimiento sindical internacional para luchar contra la desigualdad, la injusticia y por el respeto a los derechos humanos. Tenemos que conseguir un planeta socialmente justo y medioambientalmente sostenible”.

Durante la presentación también ha participado la secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de UGT, Ana García de la Torre; la secretaria de Internacional y Cooperación, Cristina Faciabén, y la consultora de la Confederación Sindical de las Américas (CSA), Natalia Carrau.

“la COP25 se tendría que haber celebrado en Chile, pero no se ha podido celebrar allí por la situación que vive el país, que es consecuencia de un modelo de políticas neoliberales que se están extendiendo por todo el continente”

En relación con la situación que atraviesa Chile y otros países de América Latina, Unai Sordo, que comenzó su exposición manifestando su solidaridad con el sindicalismo latinoamericano y especialmente con el chileno, explicó que “una ola reaccionaria recorre América Latina y buena parte del mundo desarrollado”. En su opinión, esta ola es la continuación de una secuencia histórica de aplicación por parte de las élites de políticas neoliberales que han producido “niveles sangrantes de desigualdad, exclusión social y pobreza”, las cuales responden a la rebelión de la ciudadanía con la represión.

El secretario general de la CUT denunció la represión de las protestas para cambiar el modelo neoliberal heredado de la dictadura chilena, que se ha cobrado hasta la fecha 27 muertes, cientos de heridos y miles de detenidos. “Un gobierno que no cuida a sus compatriotas – uno de cada dos trabajadores cobra salarios de miseria -, no puede presidir una cumbre internacional para cuidar el clima”, señaló.

En este sentido, Pepe Álvarez afirmó que “un evento mundial como la COP25 no puede estar presidido por el Gobierno de Chile. Un Gobierno que en las últimas semanas ha asesinado a 27 personas, y que ha provocado decenas de heridos, detenidos y tortura. La Cumbre del Clima no se puede poner en manos de este gobierno”.

Más conciencia empresarial contra el cambio climático

El secretario general de UGT reclamó la necesidad de “intentar erradicar la pobreza y luchar por un planeta sostenible. La lucha de América latina es la lucha de muchos españoles y españolas, que no viven dignamente por la falta de empleo, de salarios y de igualdad. Es un acto de solidaridad mutua”.

“La lucha por el cambio climático no solo debe tener el compromiso de los ciudadanos y ciudadanas”, ha manifestado el líder de UGT. “Necesitamos más conciencia social, pero también más conciencia empresarial. El actual sistema económico es difícilmente compatible con el medio ambiente. Necesitamos un cambio en profundidad para crecer sobre bases medioambientalmente sostenibles”.

Para Pepe Álvarez “la economía circular es otro elemento clave. La riqueza natural no puede estar de manera depredadora en manos del sector privado. No hay posibilidad de reconversión planetaria sin justicia social”.

Por su parte Unai Sordo “el binomio sostenibilidad-crecimiento económico es posible. Pero hay que afrontar debates con valentía. Existen soluciones para un mundo fragmentado en el que la mayoría de la Humanidad necesita mayores niveles de desarrollo. En ese camino hay que reconquistar el multilateralismo”

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Hoy y, por lo que he leído, subo estos sindicatos a los altares de la decencia y del sentido común. Si el Pueblo habla sus servidores, elegidos como tales, deben acatar y resolver los problemas del Pueblo Soberano o, dimitir. Por ahora, solo nos mandan a sus piquetes uniformados para, masacrarnos con su violencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × cuatro =