Los sanitarios no quieren trabajar en el nuevo hospital de Pandemia con el que Ayuso, y desde Génova, se piensa que la presidenta de la Comunidad de Madrid puede pasar a la historia. El número dos del PP, de hecho, Teodoro García Egea, ya ha soñado con que en unos años ese centro llevará el nombre de la actual presidenta de Madrid. Igual lo hace, pero en otro sentido.

Por el momento, Ayuso necesitaba más de 600 sanitarios voluntarios para su hospital y sólo ha recibido 111 solicitudes, según datos facilitados por el sindicato de CCOO.

La Consejería de Sanidad reconoció ayer que se han presentado un total de 111 voluntarios que cumplen los perfiles profesionales para trabajar en el Hospital Enfermera Isabel Zendal, de los 669 requeridos.

 Lainauguración del centro será el próximo 1 de diciembre, un mes después de la fecha inicialmente prevista para su apertura. Inauguración, por cierto a la que se ha invitado al ministro de Sanidad, Salvador Illa, pero no la oposición de la Comunidad de Madrid. Todo sigue al más puro estilo Ayuso.

Desde diferentes sectores de la Sanidad, sindicatos y agrupaciones profesionales, llevan meses dejando claro que los profesionales sanitarios que trabajan en la comunidad de Madrid no quieren trasladarse al nuevo hospital de Ayuso.

Dudas sobre la honestidad del proceso

Y mientras, surgen cada día más dudas sobre el proceso de construcción de este hospital y que todo se haya llevado a cabo desde las más estrictas medidas de control. Así, como ayer publicada Diario16, el PSOE de Madrid ha pedido que se “investiguen los dedazos” en el hospital de pandemias de Isabel Díaz Ayuso.  Esta iniciativa fue presentada por la portavoz adjunta socialista, Pilar Sánchez Acera en la Asamblea de Madrid el pasado lunes 23 de noviembre, donde exige que se fiscalicen los contratos tramitados con carácter de urgencia por la administración para el hospital de pandemias Isabel Zendal.

Por su parte, Más Madrid denuncia la contratación de «empresas amigas» en el hospital de Ayuso. De hecho, su portavoz, Mónica García, ha explicado que la sociedad Ariete Seguridad S.A. empresa familiar de Silvia Cruz Martín, exconcejal del PP madrileño, que llegó a ser primera teniente de alcalde de Alcorcón hasta su dimisión en 2017, tiene la adjudicación de seguridad del edificio sanitario.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre