sábado, 28enero, 2023
7.3 C
Seville

Los ricos utilizan franquicias y clubes deportivos como la herramienta perfecta para la evasión fiscal

Los multimillonarios propietarios de las principales franquicias deportivas de las cuatro grandes ligas de los Estados Unidos aplican tipos de deducciones sobre los activos del equipo, desde acuerdos con los medios de comunicación hasta contratos con los jugadores, que los propietarios asumen. Esa fórmula les ayuda a pagar impuestos mucho más bajos que los propios jugadores e, incluso, los trabajadores del estadio

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Los activos más valiosos de los equipos profesionales de las cuatro grandes ligas de los Estados Unidos (MLB, NFL, NBA y NHL), como los acuerdos de televisión y los contratos de los jugadores, están virtualmente garantizados para regenerarse porque estas franquicias deportivas son, esencialmente, monopolios. 

Hay muy poco riesgo de que los jugadores dejen de jugar con las franquicias o de que las cadenas de televisión dejen de transmitir sus partidos. Sin embargo, los propietarios multimillonarios se pueden deducir de sus bases imponibles el valor de esos activos a lo largo del tiempo, decenas de miles de millones de dólares.

Esto les permite a estos megarricos realizar una especie de truco de magia financiera. Si se benefician de sus franquicias, pueden legalmente informar a la Agencia Tributaria Federal (IRS, por sus siglas en inglés) que están perdiendo dinero. De este modo, dejan de pagar grandes sumas de dinero que era del pueblo. 

Pagan menos impuestos que los jugadores y los empleados

Los propietarios de equipos multimillonarios a menudo pagan muchos menos impuestos que sus jugadores, ya millonarios de por sí, e, incluso, tasas impositivas infinitamente inferiores a los trabajadores de sus estadios que cobran salarios muy precarios.

Por ejemplo, el propietario de Los Ángeles Clippers, que durante años fue director ejecutivo de Microsoft, declaró haber ganado 685 millones de dólares en 2018 y sólo pagó un 12% de impuestos. La gran estrella de Los Ángeles Lakers, Lebron James, declaró haber ganado 124 millones de dólares, pero se le cobraron impuestos por valor del 35,9%. Un trabajador del Staples Center, que gana 15.000 veces menos el propietario de los Clippers, pagó un 14,1% de impuestos.

Amortizar el precio de compra de las franquicias

Las tasas impositivas para los propietarios de las grandes franquicias son tan bajas porque, en parte, las leyes tributarias norteamericanas les permiten amortizar casi la totalidad del precio de compra de sus equipos, un sistema que, según los expertos, está separado de la realidad económica.

Cuando alguien compra un negocio, a menudo puede deducir casi todo el precio de venta de sus ingresos durante los años siguientes, lo que le permite pagar menos impuestos. La lógica subyacente es que el precio de compra estaba compuesto por activos (edificios, equipos, patentes y más) que se degradan con el tiempo.

Sin embargo, a pesar de que los principales activos de las franquicias están garantizados y se regeneran, los propietarios de los equipos pueden amortizar o cancelar esos activos, incluso cuando realmente aumentan de valor.

Declarar menos ingresos

Los propietarios de la NFL, NBA, NHL y MLB declararon ingresos de sus equipos que están muy por debajo de sus ganancias reales.  

Los beneficios de amortización permiten a los propietarios de equipos transformar las ganancias reales en pérdidas para fines fiscales, lo que les permite evitar impuestos no solo sobre los beneficios de su equipo, sino también sobre los ingresos de otras empresas.

Por otro lado, las pérdidas que los propietarios de los equipos declaran debido a su participación en las franquicias deportivas profesionales les permiten reducir drásticamente sus declaraciones de impuestos personales.

Leyes fiscales hechas para beneficiar a los ricos

Las leyes fiscales de los Estados Unidos han ido evolucionando para permitir a los propietarios de equipos cancelar una amplia variedad de activos más allá de los contratos de los jugadores.

La legislación actual permite que los nuevos propietarios de equipos también cancelen acuerdos con las cadenas de televisión y derechos de franquicia de la liga. 

Antes de que se flexibilizaran las reglas sobre amortización en las décadas de 1990 y 2000, la Agencia Tributaria de los Estados Unidos insistía en que los activos solo podían amortizarse si tenían una vida útil real y finita y, de hecho, perdían valor con el tiempo. Es decir, lo contrario de lo que se les permite a los ricos hacer ahora.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído