Foto: Agustín Millán

Hoy se cumplen 42 años de la Constitución monárquica de 1978. Un año más el Encuentro Estatal por la Republica ha manifestado su rechazo a la Monarquía española.

Por un lado, los republicanos españoles recuerdan que España es una Monarquía por la decisión impuesta por el dictador fascista Francisco Franco en 1947. La Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado de aquel año dispuso que el sucesor sería propuesto por el propio Franco a título de rey. Juan Carlos de Borbón y sus sucesores pueden acceder al trono de España por la imposición del dictador. En 1969, amparándose en la Ley de Sucesión, Franco nombró al actual rey emérito como su sucesor en la Jefatura del Estado.

La ciudadanía, desde que la imposición la dictadura tras el golpe de Estado de 1936 hasta el día de hoy, no ha podido decidir democráticamente qué forma de Estado prefiere: Monarquía o República.  Además, según los republicanos, «la vigente Constitución da testimonio de la persistencia de importantes ataduras antidemocráticas en partes esenciales de su texto». En un manifiesto, al que ha tenido acceso Diario16, el Encuentro Estatal por la República expone las siguientes razones para apuntalar su afirmación:  

  • «A lo largo de su articulado, la Constitución de 1978 no eleva a la categoría de derechos fundamentales garantizados por el Estado el derecho a la vivienda, al trabajo, a una remuneración y condiciones laborales dignas, a unos ingresos mínimos vitales, a una educación y una sanidad públicas plenamente adecuadas en tiempo y forma a las necesidades de la población, a la plena cobertura de las necesidades de las mujeres y niñas sometidas a la violencia machista, ni a unos servicios sociales asistenciales extendidos universalmente.
  • » Rompe con el principio democrático de la igualdad de toda la ciudadanía ante la ley, al afirmar: La persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”.
  • » Niega la igualdad entre hombres y mujeres, al establecer la preeminencia del hombre en la sucesión a la Corona.
  • » Niega la realidad de la pluralidad nacional del Estado.
  • » Posibilita que las Fuerzas Armadas puedan interferir “legalmente” en la esfera política, al otorgarles a las mismas la defensa del ordenamiento constitucional.
  • » Otorga al rey el mando supremo de las Fuerzas Armadas. El Gobierno electo democráticamente en las urnas ve secuestrada así su capacidad de ejercer el mando supremo sobre dichas Fuerzas Armadas.
  • » Rompe con el principio democrático de separación de las Iglesias y el Estado al imponer la cooperación de este último con la Iglesia Católica. Además, impone la enseñanza religiosa dentro del sistema educativo español».

En consecuencia, los republicanos españoles confirman la necesidad de una nueva Constitución que garantice los derechos básicos, laborales, sociales y políticos al conjunto de la ciudadanía, que fije como prioridad las inversiones en servicios públicos (sanidad, educación, pensiones y servicios sociales), que asegure la igualdad real entre hombres y mujeres. En resumen, una norma suprema del ordenamiento jurídico que garantice también el autogobierno de los pueblos en una España solidaria y plurinacional y que instaure una democracia plena, transparente y participativa.

Para ello, los republicanos afirman que «es necesario el inicio de un Proceso Constituyente, entendido como un proceso de libertad, movilización popular y participación amplia que, transitando por vías democráticas, ha de culminar con la quiebra de la Monarquía borbónica y la plena devolución de la soberanía política, social y económica a la ciudadanía y a los pueblos que integran el Estado. Momento a partir del cual ciudadanía y pueblos decidirán la nueva Constitución».

Apúntate a nuestra newsletter

4 Comentarios

    • Una reforma constitucional sería un mero cambio estético que no mejoraría en nada la vida de los ciudadanos, y por contra desestabilizaría el país.

      La actual constitución fue apoyada por todas las fuerzas políticas y refrendada por amplía mayoría en toda España; esa es su fortaleza y su legitimidad.

      Hoy si se cede a las demandas nacionalistas, varios partidos y una parte importante de españoles la rechazarían, y si no se cede la rechazarían los nacionalistas: de una u otra forma nos encontraríamos con una constitución (a diferencia de la actual) débil y deslegitimada.

      Se imagina el escenario del día después del referendo con la constitución votada solo por el 45% de los catalanes, vascos y gallegos y votada a favor por el 48% de los españoles. En lugar de un avance sería un desastre para la democracia.

      A ese y no otro es el escenario que algunos quieren llevarnos. No solo hay que pensar en lo que se quiere o en lo que se siente, hay que pensar también en las consecuencias.

  1. FELIPE IV ( el preparado ) El verdadero golpe de estado dentro de esta democracia tan poco democratica, la dio su padre, Juan Carlos I, i el próximo lo dará él, Felipe IV, y esto es muy sencillo de entender, dado que esta constitución les da la jefatura mayor de todos los ejércitos. Cuando el ejercito es el garante de la democracia y de la unidad de España según la constitución, los distintos ministros del ejercito segun de los gobiernos entrantes son y serán unos floreros dentro del poder. Solo el Rey tiene la fuerza y el poder para utilizarlo a su conveniencia. Mientras exista la monarquia borbónica ejerciendo la jefatura del estado, no habrá libertad de pensamiento ni democracia institucional plena.

    • A.Ll.S España es la 19 democracia del mundo por delante de Francia, Italia o Bélgica que ocupa el puesto 31. (Democracy Index).

      No sé de dónde ha sacado usted eso de que en España no hay «libertad de pensamiento, ni democracia institucional plena». Le invito a que consulte todos los índices que se publican al respecto.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre