El pasado 10 de mayo, Alternativa Republicana comenzó la campaña electoral para las elecciones europeas del 26 de mayo consciente de las enormes dificultades para hacer oir su voz en un entorno mediático fuertemente condicionado para un partido con limitados recursos humanos y económicos. Los republicanos españoles tiene plena conciencia de que cualquier intento de cuestionar las bases del régimen del 78 pone aún más difíciles las cosas.

Quince días después, pese a todo, se ha incrementado la ilusión por la buena recepción que ha tenido por parte de los ciudadanos el mensaje de Alternativa Republicana, una parte de la ciudadanía que ha sido capaz de entender que solo un planteamiento de ruptura con todo lo que supone el régimen del 78 en lo politico, lo económico y lo social será capaz de abrir nuevas perspectivas para superar un situación que amenaza seriamente las libertades y los derechos de la mayoría.

Ello ha sido posible por el infatigable esfuerzo de candidatos, militantes, simpatizantes y muchas personas que nos han hecho llegar su apoyo en mesas, actos o a través de las redes sociales.

Las multiples consultas republicanas en universidades y diversas localidades, la presencia siempre nutrida de banderas tricolores en cualquier movilización son parte de un anhelo que debe traducirse en presencia en las instituciones. Por ello los republicanos españoles plantearon un lema como «Contruyamos la República desde Europa«.

El voto a Alternativa Republicana es el voto de la rebeldía y de la ruptura. Con republicanos y republicanas en las instituciones, empezando por el Parlamento Europeo, la posibilidad de cambios profundos tendrá una capacidad real de incidencia en las decisiones políticas que configurarán el futuro de los españoles y de las españolas.

La III Republica es el futuro digno que esperan una gran mayoría españoles y españolas

Los republicanos españoles miran al futuro orgullosos del pasado de tradición republicana pero sin nostalgias. Han presentado propuestas sólidas para superar la Europa dominada por los grandes capitales y la España de la monarquía postfranquista. A los republicanos no les basta con tener un lugar al sol en este régimen, sino que quieren acabar con él desde la convicción profunda de que la III Republica es el futuro digno que esperan una gran mayoría españoles y españolas.

Sean cuáles sean los resultados, los republicanos aseguran que el día 27 de mayo continuarán trabajando por ello y si consiguen los 300.000 votos necesarios para acceder a un escaño en el Parlamento Europeo, lo harán en Estrasburgo a través de su candidato, un luchador incansable por la causa republicana como es Pedro García Bilbao.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − ocho =