Estamos en una época de redentores, grandes y pequeños, que buscan una expresión a través de libros, periódicos,  conferencias, y actuaciones en radios y televisiones, así como en medios más modernos como son las redes.

Ellos buscan, sin interés económico muchas veces, denunciar hechos, manifestar posturas políticas o ideológicas, ecológicas y de diverso tipo.

Algunos realizan una gran labor y corren el riesgo de autoinmolarse públicamente, granjeándose enemigos, que ven en ellos insolencia, o no están de acuerdo con sus postulados, y son acusados públicamente.

Hay influencers políticos que adoptan estas actitudes, y contribuyen en cierta medida a esclarecer realidades.

No obstante, estos redentores tienen que ser lo más rigurosos posibles y lo más éticos, porque a veces pueden influenciar  a numerosas personas.
Algunos y algunas, son hombres y mujeres de acción y salvan vidas, curan enfermedades, y colaborar para el bienestar económico de la sociedad.

La solidaridad, hija del movimiento y la filosofía humanista, aunque tiene sus raíces en la propia esencia del ser humano, nos hermana y lima las asperezas entre distintos colectivos y personas. Y la redención por amor al ser humano es la tarea más noble que puede hacer cualquier persona, que a veces requiere que previamente se haya descubierto a sí mismo, aunque en otras no, nace espontánea y natural como la hierba en el campo, y luce como el sol queriendo darse.

Los redentores para que tengan éxito tienen que tener medios y colaboradores, normalmente ellos son líderes naturales y los siguen personas que se contagian de su visión y la energia de su propósito. Los medios materiales deberían ser más abundantes para ellos, para  que pudieran llegar donde los estados no llegan, y auxiliar y guiar con eficacia.

Pero vivimos tiempos de confusión, y algunos que parecen redentores en realidad son fanáticos centrados en su propia egolatría, por eso es muy importante dilucidar que discursos son buenos y cuáles no, y sobre todo, si los hechos concuerdan con las palabras, porque las obras son los frutos del pensamiento y de la verdad de cada cual.

También ocurre que estos redentores pueden tener buena intención, expresión y acción, pero que vivan en un mundo utópico, y que sus planteamientos no sean realizables.

Asistimos a una enorme proliferación de guías: coaches, maestros, políticos, influencers, etc, y a veces nos inoculan valores casi sin darnos cuenta. Hay que tener los ojos abiertos para saber si eso que incorporo a mi vida lo quiero realmente o lo estoy copiando de alguien que me parece atractivo, porque puede conducirme a un camino en el que no me guste estar.

Es una época que necesita mucho sentido común, que alguien dijo que es el menos común de los sentidos, y mucha intuición, pero no prejuicios y actitudes que no dejen entrar planteamientos nuevos, ya que lo que necesitamos más urgentemente es una nueva y buena filosofía, que sea “el espíritu de la época” y que sustituya al “carpe diem” que se ha mal interpretado y se ha confundido con un hedonismo desenfrenado. Al alma la llenan otras cosas a parte de la satisfacción de los sentidos, en mayor medida sin duda, cosas elevadas, actitudes y aptitudes que den significado y abran un cauce a la consciencia superior.

Los redentores tienen esa labor, y al igual que Prometeo, deben robar el fuego a los dioses para que lo compartan con los humanos. Es la única manera de que esta humanidad no se devore a sí misma en la oscuridad.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorFeijoo, el destructor de la Sanidad pública gallega, propone a Sánchez una reforma de la Ley Orgánica de Salud
Artículo siguienteLa pandemia entiende de territorios
Presidente de la ONG Paz en Acción, director de Radionuevaera.es, Coproductor del programa Tiempo de Cambio, colaborador de la revista Ser Consciente, coach, empresario, escritor y conferenciante. Tiene un profundo interés por todos los conocimientos humanísticos, dedicándose al estudio de la Psicología, especialmente el análisis de C.G.Jung, mediante una introspección de más de dos años. Su interés por comprender al ser humano y su destino le lleva a estudiar también Filosofía durante ocho años. Se forma en técnicas bioenergéticas durante un año y medio, y meditación, tres años. Es colaborador en periódicos, televisiones y especialmente en numerosas radios. Desarrolla varios productos que comercializa a nivel nacional como: -CURSOS DE AUTOAYUDA (12 TÍTULOS) -REVISTA: EL MUNDO DE LO INCREIBLE –PROGRAMAS: ELIMINE SU ESTRÉS Y VALORES PARA UNA CULTURA DE PAZ -LIBROS: RELACIONES HUMANAS, TECNICAS ÉTICAS DE VENTA y ESTRELLAS DE ESPERANZA. Imparte el taller: SER CONSCIENTE EN EL AHORA.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre