“El trabajo de repartidor es una locura. Nos obligan a hacer un mínimo de pedidos por hora, entre 3 o 4, así que no nos queda otra que correr. No nos dan los equipos de protección adecuados, muchos incluso los compartimos. Algunos llevamos GPS en el brazo… y todo sin importar que llueva, nieve o haga sol” Raúl, repartidor pizzería.

Riders y repartidores nos jugamos la vida cada día, trabajamos con unas condiciones de seguridad pésimas que, combinadas con velocidad hacen una mezcla muy peligrosa. Podríamos ir más despacio, pero la consecuencia directa sería ganar menos dinero y nuestro sueldo no es de los que dan para vivir dignamente, en muchos casos no llegamos al SMI”, así han contado algunos de los repartidores su día a día de precariedad en su jornada laboral.

Los repartidores son el ejemplo más extremo de cómo se trabaja en el sector de la comida rápida. La velocidad y la precariedad son dos características que describen todos los puestos de trabajo del sector.

“Trabajamos a un ritmo muy alto y el estrés hace que nos expongamos más al riesgo de resbalones, cortes, quemaduras… y encima fuerzas la postura y terminas yéndote a casa con dolores todos los días” Ruth, cocinera restaurante comida rápida.

Sueldos de 394,88 €

Desde CCOO apuestan por la organización de todos y todas las trabajadoras que cocinan, sirven o reparten comida rápida. “Organización y unión son el único camino para poder luchar por unas condiciones de trabajo dignas. Por no jugarnos la vida ni la salud física y mental, por tener unos contratos de trabajo dónde se vean reflejadas las horas que trabajamos realmente, por tener una estabilidad laboral y económica. Por dejar de ser trabajadoras y trabajadores pobres”, han señalado.

Los restaurantes y cadenas de comida rápida que son señalados por CCOO Servicios son: Burger King, Tagliatella, Muerde la Pasta, Domino ´s Pizza, Telepizza, Foster Hollywood, Vips, Rodilla, KFC, Tommy Mels, MacDonald´s…

Falta de seguridad

El personal de reparto está obligado a realizar un mínimo de pedidos por hora, lo que les obliga a correr con unos equipos de protección poco adecuados, muchos incluso compartidos. Algunos llevan el GPS en el brazo y tienen que mirarlo sin parar de circular. Además, este personal está obligado a trabajar sean cuales sean las condiciones meteorológicas.

Estrés, Ansiedad

El ritmo de trabajo es muy alto, falta personal y tienen que trabajar a gran velocidad (característica inherente al sector). El estrés y la ansiedad que esta mala organización del trabajo supone, hace que los y las trabajadoras se expongan más a los riesgos. Accidentes de tráfico, resbalones, cortes, quemaduras…

Contratos basura y salarios de miseria

El contrato tipo en el sector es temporal a tiempo parcial de muy pocas horas a los que se añaden horas complementarias que no se consolidan en contrato. Este recurso de las horas complementarias se utiliza de forma excesiva y con una flexibilidad total en beneficio de la empresa. Esto se traduce en grandes tasas de rotación en los centros de trabajo e inestabilidad e inseguridad laboral y económica para las plantillas.

El sector de comida rápida se caracteriza por una gran rotación del personal, pero que estén poco tiempo en el puesto de trabajo, aunque sea voluntariamente, no justifica ni que sean trabajadores y trabajadoras pobres, ni que las empresas se adueñen de su tiempo, ni que se jueguen la vida.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Bien.. supongamos que todos los «raiders», esos parias del mundo, se unen, y deciden ir mas lentitos, y ademas desarrollan sofisticadamente legales, pero brutales represalias para los esquiroles. O pizza turbo entra por el aro, o se hunde. Asi de facil. Yo tengo una gran amiga, que trabajando en una empresa de analogas condiciones explotadoras, aunque formalmente diferentes, a traves de cierto sindicato, reclamo una y otra vez sus mas elementales derechos, mientras el resto de las empleadas no hacian absolutamente nada por respaldarla, pudiendo haberlo hecho facil, discretamente, y sin riesgos. Hace poco, me dijo lo siguiente, «Se acabo, deje la empresa, pero me he ido con las bragas puestas». Querer, si es poder.. cuando como mi gran amiga, no se confunde cierto tocino con cierta velocidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 3 =