martes, 31enero, 2023
5.4 C
Seville

Los preparacionistas, la tribu que se prepara para hacer frente al gran desastre

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Se conocen como “preppers” o preparacionistas a las personas que alertan de una posible catástrofe a nivel global y actúan de manera decidida para evitar que esto suceda. Si no pueden conseguirlo, algo que está fuera de su ámbito de actuación en la mayoría de los casos, sí intervienen para que ese impacto sea lo más reducido posible.

Hace unos años, hablar de una posible catástrofe a nivel mundial podría parecer algo exagerado, catastrofista, nunca mejor dicho, pero la realidad actual invita a tomarse esta filosofía más en serio.

Ya no estamos a inicios del milenio cuando creíamos que el Efecto 2000 iba a dejar inoperativos multitud de aparatos informáticos, o ni tan siquiera en una profecía maya que anunciaba el fin del mundo para el año 2012. Incluso en alguno de esos casos, como con el Efecto 2000, sí se produjeron algunos fallos en centrales nucleares, gasolineras y sistemas de recogida de datos de tráfico, pero con escala muy menor.

¿Por qué hay más preparacionistas en la actualidad?

La situación actual, muy marcada por la pandemia del Covid 19, impulsa que esta idea del preparacionismo vaya captando muchos adeptos. A los problemas de suministro ocasionados por el coronavirus y la obligación o petición por parte de las administraciones para limitar el contacto social se suman otras situaciones como la escasez de materias primas, el encarecimiento de las fuentes de energía y las amenazas de una posible crisis a nivel energético, con cortes de suministro en Centroeuropa.

El mundo actual, sobre todo Occidente, vive rodeado de infinidad de “commodities” o facilidades que se pueden ver alteradas en las próximas décadas. Muchos expertos advierten que es necesario caminar hacia una vida en la que se consuman menos recursos, apostar por el decrecimiento, pues es imposible continuar por la senda del crecimiento infinito en un planeta con los recursos finitos.

Basta ver la reacción en cadena que supuso decretar el estado de alarma en España, con muchas personas haciendo acopio de alimentos y productos de supermercado, arrastrados por el temor de quedarse sin esos suministros.

Este fenómeno se enmarca también dentro del síndrome FOMO, que es el acrónimo de Fear of Missing Out, que es algo así como miedo a perderse algo. La población veía como otros ciudadanos compraba papel higiénico, levadura, yogures o botellas de agua, y pensaban que ellos debían hacer lo mismo, temerosos de que se fuera a agotar.

¿Cómo intervienen los preparacionistas?

Los “preppers” también se denominan survivalistas, y conforman un movimiento social que actúa de manera activa ante cualquier tipo de emergencia social. En las posibilidades que se incluyen dentro de esos procesos aparecen crisis energéticas, tener que abandonar las viviendas, pasar tiempo en plena naturaleza o recluirse en búnkeres a prueba de bombas.

Es cierto que sigue habiendo mucho de paranoia en estos fenómenos, pero las revueltas sociales, los desastres naturales y la pandemia hacen que la realidad no de tregua. Incluso algunos gobiernos ya han advertido a sus ciudadanos de la necesidad de hacerse con víveres de primera necesidad para situaciones de excepcional dureza.

En España, que sufre menos riesgos de vivir un gran apagón eléctrico como otros países en Europa, sí se dan situaciones más mundanas de escasez de recursos. En algunos pueblos de la provincia de Jaén el suministro de agua potable está limitado en horario nocturno, por la situación de sequía.

A cerca de los survavivalistas, preguntamos a Víctor Collado sobre el origen del preparacionismo y del fenómeno prepper, que viene mucho antes de las noticias sobre el gran apagón, pero que ha ganado mucha fuerza en los últimos meses, con numerosos perfiles en redes sociales hablando sobre supervivencia.

En Noreste.club, podemos ver más información sobre el preparacionismo y cómo empezar a prepararte para todo tipo de eventos por parte de profesionales. Al final, es probable que este movimiento no sea tan abrupto como muchos preparacionistas esperan, pero nunca está de más conocer cómo hay que actuar ante situaciones de posibles carencias.

El ser humano occidental vive muy dependiente de las energías fósiles, la electricidad y el consumo masivo. Esta tribu enseña cómo hacer frente a esta realidad, que siempre será mejor asumirla desde un punto de vista colectivo y de empatía social, para dejar a cuanto menos gente en el camino mejor.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído