Los populares europeos consiguen más de 15 millones de euros del Parlamento de la UE, hasta cuatro millones más que los socialistas.

El balance del Partido Popular Europeo, cuya secretaría general ocupa Antonio López-Isturiz, arroja un resultado positivo de sólo 54.212 € en 2018.

El Partido Popular Europeo, cuya secretaría general ocupa el español Antonio López-Isturiz, en sus últimas cuentas auditadas por Ernest&Young correspondientes a 2018, arroja un resultado positivo de tan sólo 54.212 euros.

Financiación anual

En dicho año su presupuesto total ascendía a 11,3 millones de euros, de los cuales 9,6 millones de euros, según refleja su balance, corresponden a las subvenciones otorgadas por el Parlamento Europeo.

Desde julio de 2004, los partidos políticos europeos reciben financiación anual del Parlamento Europeo. Esta financiación consiste en una subvención para el funcionamiento y puede abarcar hasta el 85% de los gastos subvencionables de un partido; el 15 % restante lo debe sufragar el propio partido con cargo a sus propios recursos, como por ejemplo las cuotas que abonan los miembros o las donaciones. En estos dieciséis años el Parlamento Europeo ha entregado más de 250 millones de euros a los partidos políticos, según los cálculos publicados por La Celosía.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl aumento del paro agrario es ajeno a la subida del SMI 2020
Artículo siguienteUna cadena feminista rodeará el sábado el centro de Madrid
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre