El día 11 de octubre de 2017 Ferreras, en La Sexta, le preguntó a Pedro Sánchez si los líderes independentistas encarcelados, en aquel momento Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, eran “presos políticos”.

El entonces líder de la oposición, aunque sin escaño por su audaz renuncia cuando dimitió forzado por los barones liderados por Susana Díaz y avalados por Felipe González, respondió que no eran presos políticos, sino “políticos presos”. Y, para demostrarlo, se le ocurrió citar a presidentes de Comunidades Autónomas entrando en la cárcel, se supone que Jaume Matas, sin tener la decencia de aclarar que los delitos por los que el balear fue condenado eran tan “comunes” como el de robar el dinero de todos para, entre otras cosas, vestir su “palacete” de Palma de Mallorca con escobillas de más de 300 € para limpiar los restos de mierda de la taza de su váter.

Volcado hoy el candidato Sánchez en la conquista de votos parlamentarios para ser investido, ha decidido aceptar que lo de Catalunya es un “conflicto político”, sin insistir esta vez ni en lo del “problema de convivencia” ni en lo de que con quienes tienen que hablar los de ERC y JxCat es con los partidos catalanes constitucionalistas, dos mantras de los que no se ha movido ni un milímetro mientras le ha durado la ola a la que se subió gracias a los votos de los independentistas, con los que pudo sacar a Rajoy de La Moncloa.

Contra la “osadía” de Sánchez de reconocer la evidencia del mayor conflicto político de los últimos 40 años en España, ha salido Maroto, del PP, diciendo que “En Catalunya no hay un conflicto político, sino políticos conflictivos como Rufián, ante el que se ha arrodillado Sánchez”.

Javier Maroto es ese político del PP vasco que, derrotado por las urnas entre sus electores de siempre, para conseguir un escaño en el Senado de la legislatura más corta de todas, la fallida que se inició el 28 de abril, tuvo que hacer el ridículo de empadronarse en un pueblo de Segovia llamado Sotosalbos.

Maroto es también el político que, en el informe de 2017 emitido por la Comisión Europea sobre racismo, fue señalado como xenófobo a raíz de sus críticas a los inmigrantes y de su postura sobre la Renta de Garantía de Ingresos durante su dilatada etapa política en el País Vasco. Pero como España no es Europa, aquí, por lo mismo, la fiscalía archivó en 2015 la denuncia de SOS Racismo contra Maroto.

(Ahora, los de Abascal, antiguo miembro del mismo PP de Maroto, tienen 52 escaños en el Congreso y ayer la policía tuvo que detonar una granada que alguien lanzó al patio del Centro de Menores de Hortaleza, en Madrid, pero seguro que estos peligros nada tienen que ver con que en España la justicia haga la vista gorda a lo que la Comisión Europea llama por su nombre).

Y, para no aburrir con el abanico de lindezas que adornan el pasado del Maroto que le parece bien que acaben en la cárcel los políticos que llama “conflictivos”, el “segoviano” de conveniencia fue condenado en primera instancia, junto con Alonso, por autorizar el pago, con dinero de todos, de alquileres muy por encima del precio de mercado, aunque posteriormente ambos fueron absueltos por considerar tal exceso dentro de la discrecionalidad que le permitía su cargo.

Casualmente gobernaba el PP en La Moncloa, pero en España la Justicia es independiente, tal como nos recordó el histórico mensaje del senador Cosidó a los restantes del PP sobre Marchena, y hasta en esto siguen las coincidencias entre indecentes, pues cuando Maroto fue nombrado portavoz del PP en el Senado sustituyó, precisamente, al tal Ignacio Cosidó.

En España, ni con agua caliente te levantan del escaño si eres un corrupto de los que han sabido elegir la banda “correcta” de delincuentes disfrazados de políticos.

El devenir de los acontecimientos ha convertido a Maroto y Sánchez en tal para cual, argumentando hoy el del PP contra el del PSOE con el mismo enredo verbal que este utilizó antes para distanciarse de los líderes sociales independentistas que ya dormían en la cárcel de la democracia española.

Sin duda, tanto Maroto como Sánchez añoran aquel bipartidismo que componían con políticos como Pujol.

Ni Maroto habría llamado jamás “político conflictivo” a don Jordi, ni Sánchez habría tenido ocasión de llamarlo “político preso”.

Porque lo cierto es que, en esta monarquía con urnas, o a palos contra los votantes que molestan, que es España, y tan presumida por su Constitución ahora que vuelve a cumplir años, quienes con toda seguridad acaban entre rejas son los políticos que declaran sus intenciones políticas y van de cara, contra viento y marea, sin ni siquiera garantizarse algún aliado internacional antes de atreverse a cumplir los programas políticos avalados por sus electores.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLas razas autóctonas del cerdo español serán arrasadas si llega la peste porcina
Artículo siguienteHasta el preámbulo, todo es Constitución
Nacido 1951, Madrid. Casado. Dos hijos y tres nietos. Cursando el antiguo Preu, asesinato de Enrique Ruano y la canción de Maria del Mar Bonet. Ciencias Políticas. Cárcel y todo eso, 1970-71. Licenciado en 1973 y de la mili en 1975. Director comercial empresa privada industrial hasta de 1975 a 1979. Traslado a Mallorca. de 1980 a 1996 gerente y finanzas en CC.OO. de Baleares. De 1996 hasta 2016, gerente empresa propia de informática educativa: pipoclub.com Actualmente jubilado pero implicado, escribiendo desde verano de 2015.

1 Comentario

  1. Maroto lomismo que supuestamente as hecho de ir a Venezuela apoyar a guagiro yo mepregonto porque no vas también a IRÁN y COREA a del NORTE que creo bastante falta. les hacen

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 2 =