La crisis se llevó un prototipo de persona en exclusión y nos presentó otro: El pobre actual vive en su casa, pero no dispone de calefacción porque no puede pagarla, y convive con goteras y humedades.

Cruz Roja presenta el próximo miércoles 16 de enero de 2019 el Boletín nº 17 sobre la Vulnerabilidad Social, denominado ‘La Vulnerabilidad asociada al ámbito de la vivienda y pobreza energética en la población atendida por Cruz Roja”.

El estudio analiza de forma pormenorizada las problemáticas relacionadas con el hábitat, la vivienda y la pobreza energética que afectan a las personas atendidas por Cruz Roja en ámbitos urbanos y rurales, así como su situación socioeconómica, de salud y su nivel de riesgo de pobreza y exclusión social.

Del Boletín sobre Vivienda y Pobreza Energética se desprenden datos preocupantes sobre la situación de las personas a las que atiende Cruz Roja: el 80% está en riesgo de pobreza y exclusión social (AROPE), el 65% son mujeres, en cerca de la mitad de los hogares viven niños y niñas y hay una importante presencia de familias mono-marentales y/o numerosas, personas mayores y/o con discapacidad.

En las conclusiones se identifican también las principales consecuencias que la pobreza energética tiene en los hogares más vulnerables y cómo impacta la falta de energía en la salud y la alimentación de las familias, así como en el rendimiento escolar de sus hijos e hijas, entre otros aspectos. Esta investigación está financiada a través de la subvención del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que gestiona el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, gracias a las personas que marcan la casilla de la “X Solidaria” en su declaración de la renta.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLos Presupuestos más feministas de la historia
Artículo siguienteEl imperfecto crimen de viuda del expresidente de la CAM
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre