Pau Font es el candidato por Barcelona al Senado por Pirates de Catalunya, número uno en la lista de Front Republicà, la formación creada por Albano Dante Fachín. Font se propone dar voz en el Senado a los que ahora mismo están luchando por hacerse oír.

Cartas sobre la mesa. ¿Es usted independentista?

Lucho para dejar de serlo cuanto antes [Ríe]. En 2016 impulsé la creación de la sectorial independentista dentro de mi partido, Pirates de Catalunya, un partido que no lo es. Pero, en mi condición de “Pirata”, creo en el derecho de autodeterminación de los pueblos, más que en la propia independencia.

¿Qué significa para usted el “derecho de autodeterminación”?

El contenido del derecho de autodeterminación se ha resumido en el imaginario social como el “derecho a decidir” como ciudadanos. Este concepto pone en contexto lo ocurrido en Catalunya en los últimos años.  La crisis no sólo ha supuesto recortes económicos, sino recortes en nuestros derechos más básicos, incluyendo la participación política, la libertad de expresión o el derecho a un juicio justo. Se ha desempoderado al ciudadano. Nos han dejado sin voz en favor de bancos, fondos buitre y corruptos. Lamento que los únicos que promueven de verdad el ejercicio a la autodeterminación de los pueblos sean los independentistas, ya que eso supone que el resto, los partidos del IBEX35, niegan el reconocimiento de los ciudadanos como sujeto político soberano.

Así que, ¿”el procés” es una lucha por los derechos perdidos tras la crisis?

Sí. La lucha por la independencia está estrechamente vinculada a la lucha por los derechos civiles, sociales y políticos y no entiendo una lucha sin la otra, forman parte del mismo engranaje. La lucha catalana es una de las muchas que buscan reempoderar al ciudadano. Hace un año estuve apoyando a los vecinos de Murcia, donde nació mi madre y donde tengo familia a la que quiero; ciudadanos que no conseguían que se escuchase su voz para conseguir que se soterrasen las vías del AVE que parten su barrio en dos y que también fueron físicamente reprimidos por parte de la policía. Su lucha es la mía, como también lo es la de mis vecinos de Hospitalet que quieren proteger Cal Trabal, la última zona agrícola de la ciudad, o la de los autónomos que eran trabajadores con derechos y ahora pagan por trabajar, o los pensionistas y los jóvenes que salen a defender los derechos de todos nosotros y nuestro futuro. Y tantas y tantas luchas que son silenciadas por meros intereses económicos. Si salgo elegido, trabajaré para que estas luchas tengan voz en el Senado, y mis compañeros les darán voz en el Congreso. No tendremos un país libre si no lo es su gente.

Algunos partidos están anunciando se intención de aplicar de nuevo el 155 ¿Qué opinas de eso?

Los entiendo perfectamente, igual que entiendes a los matones y los pandilleros de barrio que se envuelven en la fuerza y en sus consignas para imponerse a los demás. El problema es que hay una clara falta de voluntad política por parte del Gobierno español, que es quien tiene en su mano resolver este conflicto. Parte de la sociedad catalana ya ha roto con el Estado y España como concepto, tan sólo es una realidad administrativa que sigue sin ofrecer, no digo ya un proyecto atractivo para ellos, si no un simple proyecto para Catalunya. Sin la complicidad de brigadas policiales patrióticas, jueces y policías que añoran el franquismo, no serían nada.  Y sólo un pequeño ejemplo, mientras realizamos esta entrevista, me acaban de pasar un Telegram de que uno de nuestros militantes ha sido agredido en Badalona al grito de “a por ellos”. En el hospital dicen que le han roto la nariz. La realidad es esa, no la que cuentan Arrimadas y compañía. Lamentablemente también eso se tapará por los medios unionistas, que nada tienen de constitucionalistas.

Muy duro, ¿no?

La lucha por la independencia está estrechamente vinculada a la lucha por los derechos civiles, sociales y políticos y no entiendo una lucha sin la otra, forman parte del mismo engranaje. Queremos la independencia para conseguir un país más justo, más avanzado, cohesionado, moderno, plural y diverso. Queremos un país que refleje lo que es la sociedad catalana, ni más ni menos.

¿Y cómo ve la España de 2019?

La Constitución está sirviendo como arma arrojadiza y como excusa para la perpetuación del franquismo. Los poderes de siempre tienen miedo a la voluntad de una inmensa y cohesionada mayoría social que pide resolver una cuestión utilizando la herramienta democrática más sencilla que tiene a su disposición: un referéndum, una votación. No respetarlo ha hecho que buena parte de la sociedad catalana ya haya roto con el Estado español. España, como concepto, ha demostrado que quiere ser solo esa nación que tan bien refleja Delibes en Los santos inocentes. Es una realidad administrativa que sigue sin ofrecer un proyecto de futuro para Catalunya, no digo ya un proyecto atractivo para aquellos que ya no se consideran parte de España, si no un simple proyecto para Catalunya que no pase por el uso de la fuerza. Tristemente, tampoco lo pretende. Hasta ahora, es un régimen que ha vivido de bombardear Barcelona cada cincuenta años, como nos recordaba Peces Barba, padre de la Constitución, rememorando a Espartero.

Finalmente, es usted técnico en administración de sistemas informáticos y telecomunicaciones, así que vamos a la pregunta importante, ¿si sale elegido que hará usted para asegurar que Instagram, Whatsapp y Facebook dejen de caer con tanta frecuencia?

[Ríe] Haría muy mal mi trabajo si fomentara la dependencia de los ciudadanos a empresas privadas que se apropian de sus datos para venderlos. Desde Pirates trabajamos para divulgar la existencia de software libre que ofrece los mismos servicios respetando y protegiendo la privacidad de sus usuarios. En los próximos 4 años se jugará la batalla por la privacidad, y no podemos permitirnos perderla.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × uno =