España, Francia y Portugal han expresado su apoyo a un ambicioso plan de recuperación europeo, financiado conjuntamente y coherente con las prioridades europeas, como la lucha contra el cambio climático, la estrategia digital de la Unión, y el desarrollo de una Europa más social, es decir, lo que el Partido Popular ha votado en contra en el Parlamento Europeo.

El secretario de Estado para la Unión Europea, Juan González-Barba, mantuvo una videoconferencia con sus homólogos de Francia, Amélie de Montchalin, y Portugal, Ana Paula Zacarías, para discutir la respuesta europea a la crisis de COVID-19.

Los tres países están convencidos de que la respuesta a la pandemia es europea y apoyaron las medidas ya decididas a nivel europeo para coordinar la acción de los Estados miembros, proteger a los europeos y ayudar a las empresas y los trabajadores. Esta coordinación será aún más importante en las próximas semanas.

Solo la solidaridad europea permitirá superar la epidemia y revitalizar las economías. Ningún país podrá recuperarse solo. Por esta razón, España, Francia y Portugal expresaron su apoyo a un ambicioso plan de recuperación europeo, financiado conjuntamente y coherente con las prioridades europeas, en particular, el desarrollo de una Europa más social. Será una prueba de la solidaridad y credibilidad de la Unión.

Europa debe estar a la altura de este desafío histórico, que requiere una revisión real. Los tres secretarios de Estado manifestaron que se deberá construir una verdadera autonomía estratégica europea en salud, agricultura e industria, y construir una Europa más soberana y más unida y solidaria.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre