lunes, 16mayo, 2022
23.7 C
Seville

Los ojos de ese niño ucraniano

Un menor de 11 años viaja solo más de 1.700 kilómetros huyendo de la invasión de Putin

- Publicidad -

análisis

El Repaso del lunes 16 de mayo: Turquía cierra el paso de Suecia a la OTAN, Eurovisión en Mariúpol y portadas principales

En El Repaso analizamos las principales noticias de los distintos medios de información. La versión en audio puedes escucharla en el canal de Telegram. El...

De la farsa de Podemos o de cómo hace el ridículo la izquierda en Andalucía

Haber observado, atónita, los enredos, tejemanejes, contradicciones y estupideces que se han producido en las formaciones que se autodenominan de izquierda, para presentar la...

Una crisis capitalista sin precedentes, diferente a las anteriores

EEUU, centro del sistema capitalista mundial, está en crisis mayor; y el sistema capitalista  en su conjunto está inmerso en la peor y más...

Macarena Olona, una andaluza de Alicante de pura cepa

La candidata de Vox a la Junta de Andalucía, Macarena Olona, se empadronó en una casa del presidente de Vox en Granada Manuel Martín...
- Publicidad-

Un niño de once años ha viajado solo, durante más de 1.700 kilómetros, huyendo del infierno de Ucrania. Un niño con un gorrito de lana, una mochila al hombro, una sonrisa amarga pero sin odio ni rencor y un número de teléfono anotado a boli en la mano. El pequeño héroe, que ha recorrido parte del territorio devastado por Putin, se ha convertido en un gran símbolo internacional para explicar el drama de los refugiados. El símbolo de la resistencia ucraniana frente a la barbarie neonazi; el símbolo de millones de desplazados que se agolpan estos días, en aterrada avalancha, sobre las fronteras de la vieja Europa que despierta de su letargo y vuelve a ser solidaria otra vez; el símbolo de un mundo que se ha vuelto loco de repente y que camina hacia su propia aniquilación.

El fragor de las bombas ilumina la noche de Kiev. Los cañones de la flota rusa apuntan hacia Odesa, la perla del Mar Negro. Los corredores humanitarios se convierten en trampas mortales colocadas a conciencia por el Ogro de Moscú para consumar su limpieza étnica de ucranianos. Es el terrorismo de Estado llevado a su máxima expresión. Ayer, en Irpin, a menos de treinta kilómetros de la capital, algún criminal ordenó bombardear un autobús repleto de refugiados civiles. Otros testigos aseguran que los rusos han convertido la ruta de evacuación de los vecinos de Mariúpol, en el sur del país, en un campo de minas. Los morteros ya no van solo contra las barricadas y los soldados, también buscan los convoyes que deben sacar a la gente del país, los hospitales y las escuelas, las colas del pan. Esto no es una guerra, es una masacre, un genocidio, una orgía o festín de sangre que el sátrapa del Kremlin –harto ya de tanto caviar, judo y paseos a caballo por su palacio de invierno–, ha decidido darse a cuenta del pueblo ucraniano.

Desde que Hitler dio orden de invadir Polonia no se había visto una maquinaria bélica tan poderosa y bien engrasada al servicio del terror. Si algo está demostrando Putin es que no le importa convertirse en un criminal de guerra. Ni la Convención de Ginebra, ni los llamamientos desesperados de la ONU, ni la mediación del papa Francisco parecen disuadirlo de su fiebre totalitaria y fascista. Y entre tanta locura, muerte y destrucción, aparece este pequeño e inquietante mensajero de la paz como llegado de alguna parte, ese ángel de piel nívea del que apenas sabemos nada, ese diminuto y simpático emisario como aterrizado de otro planeta, un planeta de paz, armonía y fraternidad.

Cuentan las crónicas que al niño que viaja solo, atravesando el paisaje ruinoso de la muerte, lo han atendido los voluntarios de Cruz Roja. Le han dado lo que hasta hace cuatro días tenía cada mañana, con rutinaria normalidad, encima de la mesa: un desayuno, un vaso de leche caliente, la calidez humana que necesita cualquier chico de su edad. Más tarde lo han llevado con unos parientes a algún lugar de Eslovaquia, ya en el otro lado del telón del odio, en la otra orilla del apocalipsis. A salvo por fin. ¿Pero qué  habrá sido de su madre? ¿Habrá caído en combate su padre? ¿Vivirán todavía sus abuelos que lo llevaban al colegio? ¿Y sus amigos con los que ayer jugaba en el parque? Poco sabemos de este pequeño héroe llegado de Zaporiyia, la ciudad donde los niños duermen junto a un osito de peluche y la alarma nuclear. Viene con lo puesto y con unos ojos de infinita gratitud, bondad y comprensión, unos ojos que miran a cámara sin odiar ni reprochar nada a nadie. Unos ojos con una compasión infinita hacia el ser humano enloquecido que ha decidido acabar consigo mismo en un diluvio universal de sangre y misiles atómicos.

Zelenski lanza un desesperado mensaje al mundo desde su despacho gubernamental. “Estoy aquí, no me escondo. No tengo miedo a nadie”, dice el líder ucraniano, que llama a su pueblo a mantener la moral alta y la resistencia intacta en esta “guerra patriótica” contra el invasor. Putin incluye a España en la lista negra de países hostiles. China se ofrece como mediador, pero recuerda que mantiene estrechos lazos de amistad con Rusia. De pronto, nos hemos metido en un diabólico déjà vu de la historia, esto es la Segunda Guerra Mundial con Putin en el papel de Hitler y los chinos coqueteando con Taiwán en un nuevo Pearl Harbor.

Sin embargo, nada, ni los hechos históricos, ni la geoestrategia militar importa ya. Todo, la gran verdad de la vida, está contenida en esa sonrisa enigmática entre infantil y giocondesca, en esa pálida y tímida mueca de un niño del que no sabemos nada salvo que es un viajero en el espacio pero también en el tiempo. Un niño salido de los fértiles campos de trigo de la madre Ucrania, sí, pero también de los campos de Auschwitz, de las largas colas del éxodo republicano español cruelmente bombardeado por Franco, de las ruinas de Siria y Palestina, de la bahía de la ingratitud en la que quedó varado para siempre, en un sueño eterno, el pequeño kurdito Aylan. Todos somos un poco padres de un niño abandonado. Todos deberíamos responder de una vida tierna arrojada a las heladas estepas, a los caminos rebosantes de cadáveres como girasoles muertos, a las trincheras de la guerra. Que vengan ya todos esos ángeles huérfanos, que vengan, que aquí los acogeremos como gentes civilizadas que somos. Que nos traigan a ese medio millón de abandonados, que nosotros haremos de ellos hombres y mujeres de una raza superior, la raza de la paz y la esperanza en un futuro mejor. Ese niño desconocido que nos ha partido el alma “empieza a sentir, y siente la vida como una guerra, y a dar fatigosamente en los huesos de la tierra”, tal como decía Miguel Hernández sobre aquel pobre crío yuntero. Carne de yugo ha nacido, carne de guerra. Así es el delirio bélico de Putin, una matanza que va contra el niño, contra el amor de una madre, contra la humanidad misma. Y nadie está a salvo.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. El niño fue dejado en un tren regular con destino a una ciudad, donde le recogieron sus familiares, previamente acordado con la madre. El niño viajó con su correspondiente billete y estuvo atendido y controlado todo el viaje. Montando historias tipo Heidi para incitar al lagrmeo fácil. Que se os supone un nivel, hombre!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Mateo Morral, Madrid y los atentados reales

Son muchos, variados y luctuosos los acontecimientos en la historia de mayo. Recuerdo uno que sucedió en Madrid. Corría el año de 1906 y...

El inminente retorno de Juan Carlos I provoca escalofríos en la Casa Real

El regreso del rey emérito a España es cosa de días. El periodista Fernando Ónega, un hombre habitualmente bien informado sobre asuntos de Zarzuela,...

Un estudio señala a la falta de omega-3 como posible causa de acné

El acné afecta a unos 23 millones de personas en Europa. En algunos casos se trata de algo pasajero, pero en otros, el problema...

El software Pegasus y la nulidad del juicio del procés

Los cimientos de nuestro estado de derecho han sufrido un terremoto de magnitud incalculable. La trama de espionaje más extravagante de la reciente historia...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Rusell Blaylock, neurocirujano sobre la pandemia de COVID-19 «¿Cuál es la verdad?»

En la revista internacional de neurología quirúrgica, SNI por sus siglas en inglés, se ha publicado recientemente un editorial firmado por Rusell Blaylock, neurocirujano...

Sale a la luz el informe del Consejo Interterritorial de Salud de noviembre del 21 que reconoce los aspectos negativos del Pasaporte Covid en...

La Asociación Liberum ha informado hoy sobre la publicación del informe relativo a la ponencia de alertas del Consejo Interterritorial de Salud (pasaporte Covid-19)...

Fuimos esenciales y ahora somos invisibles

Principios del año 2021. Bomberos, guardias civiles, trabajadores sociales, enfermeros, profesores, policías y demás cuerpos esenciales de estado español fuimos citados para la vacuna...

BionTech reconoce ante la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU no poder demostrar suficiente eficacia y seguridad de la vacuna de Pfizer y...

El informe anual que la compañía BionTech ha presentado ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, fechado en el pasado 30...

El Ministerio de Sanidad niega la existencia de un informe que sí ha sido presentado por la Consejería asturiana sobre la valoración del pasaporte...

Esta mañana, en Diario16.com informábamos de la noticia relativa al informe del Consejo Interterritorial de Salud celebrado en el mes de noviembre de 2021...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Mateo Morral, Madrid y los atentados reales

Son muchos, variados y luctuosos los acontecimientos en la historia de mayo. Recuerdo uno que sucedió en Madrid. Corría el año de 1906 y...

El inminente retorno de Juan Carlos I provoca escalofríos en la Casa Real

El regreso del rey emérito a España es cosa de días. El periodista Fernando Ónega, un hombre habitualmente bien informado sobre asuntos de Zarzuela,...

Un estudio señala a la falta de omega-3 como posible causa de acné

El acné afecta a unos 23 millones de personas en Europa. En algunos casos se trata de algo pasajero, pero en otros, el problema...

El software Pegasus y la nulidad del juicio del procés

Los cimientos de nuestro estado de derecho han sufrido un terremoto de magnitud incalculable. La trama de espionaje más extravagante de la reciente historia...