Las condiciones insalubres del Centro de Menores de Hortaleza, donde se acoge a inmigrantes adolescentes sin familia, siguen sin recibir solución de la Comunidad de Madrid. De poco parecen servir las denuncias públicas que desde hace varios años se han hecho en torno a esta problemática, los responsables hacen oídos sordos ante tan deplorable situación. Son los grandes olvidados de un sociedad del bienestar, cuando estos menores carecen de condiciones mínimas aceptables para vivir con dignidad.

Menores solos, migrantes adolescentes que se encuentran con que lo que creyeron la tierra prometida era solo palabrería, con que ese futuro prometedor consistía en dormir hacinados en el suelo, ducharse alternativamente y ser devorados por la sarna. Esta es la situación que todavía hoy se vive en el centro de primera acogida de Hortaleza ante la pasividad de la Comunidad de Madrid.

Ya en 2016 la Fundación Raíces y Save The Children denunciaron el abandono, la desprotección y la discriminación de los menores extranjeros no acompañados en Madrid (MENA). Término, por otra parte, que es denigrante según Isabel Serra, Diputada en la Asamblea de Madrid por Podemos, “es una victoria para los que quieren criminalizarlos y excluirlos”.

 

¿Por qué nada cambia?

Parece evidente que el problema no está en la lista de prioridades de la comunidad. Sin embargo, Isabel Serra, sí ha aceptado hablar con Diario16 , lo que no han querido otros partidos políticos.

Así, la diputada de Podemos plantea que “está sirviendo para que puedan hacer campaña electoral PP, Ciudadanos y, fundamentalmente, Vox”, dejarles desamparados conjuga a las mil maravillas con un discurso cada vez más involucionado. “Que sean pobres es también un punto clave, si a esto le sumamos que son inmigrantes, le sirve al Gobierno de Madrid para poder decir que el problema no es la falta de plazas, sino que vienen unos chicos en masa de otros países y además son conflictivos.continúa.

“Sirve para que puedan hacer campaña electoral PP, Ciudadanos y, fundamentalmente, Vox”, dice Isabel Serra

El recorte de plazas y el ínfimo uso de los recursos para subsanar la situación es, sin duda, el principal problema, si a esto le sumamos el desinterés que estos menores parecen despertar, se genera una situación que no ofrece beneficio arreglar y, entonces, no se arregla.

“El Gobierno está generando xenofobia, están generando tanto caos que los vecinos no saben que tipo de problema puede esto suponer, que no tendría que ser ninguno, si el Gobierno utilizara los recursos para dar un buen desarrollo a estos menores” afirma Serra.

Hay incluso propuestas más irresponsables que la no actuación, la idea de repatriación propuesta por PP y Ciudadanos, que supondría una vulneración grave de los derechos de la infancia, un paso abrumador hacia atrás.

 

Violación de sus derechos

Según la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y la Niña. En su artículo 2.1 queda claro que se garantizarán los derechos sin distinción alguna, “independientemente de la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional, étnico o social, la posición económica… ”. Solo con la lectura de este primer artículo se hace evidente que en el centro de Hortaleza se están violando gran cantidad de derechos de estos menores.

“El hecho de que no tengan familia hace que no haya nadie reclamando sus derechos. Al ser menores están tutelados por un Gobierno que tiene el deber de protegerlossostiene Serra.

Protección que no consiste únicamente en darles un techo y una ración, escasa, de comida, “para un menor que se encuentra en una situación de aparente desprotección, lo fundamental es cubrir, no solo sus necesidades básicas físicas, sino también emocionales. Es esencial proporcionarles un entorno seguro, estable y predecible para que puedan comenzar su desarrollo personal y, sobre todo, para que puedan comenzar a desarrollar vínculos afectivos positivos” afirma la psicóloga Laura Vela.

 

Soluciones

“Hay que acabar con la saturación de Hortaleza” sostiene Serra, “Parece sencillo pero el Gobierno, apoyado por Ciudadanos, no toma cartas en el asunto, están impidiendo que esto se resuelva” concluye la diputada de Madrid por Podemos.

Distribuir a los menores en pequeños centros de la Comunidad, garantizarles una vida digna, ofrecerles un vínculo emocional, una posibilidad de inserción y, evidentemente, destinar los fondos necesarios para ello, es una solución, aparentemente, tan sencilla, lógica y humana que sorprende ver como después de tantos años tenemos que seguir reclamándola.

1 Comentario

  1. Veo qué no sé habla, del aumento de robos en el barrio, de las numerosas veces qué estos «pobres» son detenidos decenas de veces por robos, consumo de sustancias ilícitas, y multitud de problemas de conducta qué están generando en el distrito, ni el temor de muchos vecinos asustados con salir por ciertas zonas del barrio debido a esta gente, sin duda es una pena lo qué está pasando con estos menores, y una irresponsabilidad lo qué la comunidad de Madrid está haciendo con ello, pero este tipo de conductas son intolerables en una sociedad actual. El bienestar de la gente del barrio no ha de ser removido para qué unas personas abusen de su hospitalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 1 =