Ilustración: José Antonio López Rivas

El Consejo General de Colegios de Oficiales de Médicos de España (CGCOM) ha alertado a través de un comunicado de la situación límite en la que se encuentra el sistema sanitario. Una situación fundamentalmente sensible en los centro de Atención Primaria, que se están viendo desbordados, en las Urgencias que están siendo sobrecargadas y en los hospitales y Unidades de Cuidados Intensivos, que están al límite de su ocupación. Pero, sobre todo, señalan a la situación en la que el personal sanitario está teniendo que lidiar con estas circunstancias: agotamiento físico y emocional son dos de las trabas con las que se encuentran a la hora de poder realizar su labor.

En su comunicado, se hace referencia al «abatimiento e indignación» de los profesionales sanitarios ante la actitud de los responsables políticos, «incapaces de mostrar un mínimo de acuerdo que solucione los problemas urgentes» a los que los profesionales tienen que hacer frente desde hace meses.

«Desde la corporación hemos solicitado soluciones urgentes: una autoridad sanitaria única, la existencia de un marco conceptual aceptado y respetado de normalización de la actuación de salud pública y vigilancia epidemiológica que aleje la toma de decisiones del debate político, la existencia de guías accesibles, sistemas de registros y comunicación robustos, ágiles y transparentes para que los profesionales sanitarios puedan coordinar y sincronizar sus decisiones y aumentar la confiabilidad de nuestras acciones en la población y muy especialmente la puesta en marcha de una estrategia de recursos humanos en salud para afrontar la pandemia», señalan.

Denuncian, además, el aumento de la carga burocrática que están sufriendo debido a la pandemia de COVID-19, por lo que exigen «la puerta en marcha de un Plan IFEMA para la atención Primaria que descargue a la misma de todas estas tareas de diagnóstico, control y seguimiento epidemiológico y permita en condiciones de seguridad una asistencia de calidad. Está en juego la Relación Médico-paciente. Está en juego nuestro modelo sanitario», advierten.

Vuelven a engordar las listas de espera, se desatienden los cuadros graves y los trabajadores están exhaustos.

«La profesión médica ha sido duramente afectada por la COVID-19. Sesenta y tres compañeros y compañeras han perdido su vida en el ejercicio de la Medicina. Cientos se encuentran en proceso de recuperación y/o con secuelas. Miles han sido infectados y miles siguen trabajando en condiciones de gran dificultad. Resulta paradójico que aún tengamos que reivindicar que la profesión médica sea declarada como profesión de riesgo y que el contagio por COVID-19 sea enfermedad profesional«, denuncian.

Llamamiento a la población

«Desde la profesión médica volvemos a haceros un llamamiento por la responsabilidad a través del cumplimiento cívico con las medidas que se han demostrado efectivas ante la pandemia: distancia física, higiene de manos y uso de mascarillas. Toca volver a recoger nuestras afectividades, nuestros abrazos rotos, nuestra forma de ser» apuntan.

Hartos de los políticos

Se muestran hartos de la actitud de los políticos. «Exigimos que se pongan de acuerdo y que abandonen la confrontación, aparquen diferencias, centren el discurso y lideren como país la puesta en común de una hoja de ruta a la que nos sumemos todos. Se lo deben a los profesionales sanitarios y a la Sanidad, se lo deben a los miles de ciudadano que ya no están con nosotros, se lo deben a nuestros mayores que ven con angustia y miedo el presente y tanto dieron por todos».

Desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España instan al Ministerio de Sanidad y a las comunidades autónomas a que alcancen un gran acuerdo urgente con las profesiones sanitarias, que establezcan sin demora una hoja de ruta y que eviten que el sistema de Salud Nacional caiga en una situación crítica de nuevo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre