AMYTS, sindicato mayoritario entre el colectivo médico de Madrid, registró este viernes la convocatoria de una huelga médica indefinida en los hospitales de la Comunidad de Madrid. Unos paros que se celebrarán los últimos martes de cada mes con el fin de acabar con el maltrato a la profesión por parte del Gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por Isabel Díaz Ayuso y contra el Real Decreto 29/20 del Gobierno central.

En todo caso, los facultativos madrileños amenazan con un aumento de la intensidad de las protestas si no se realizan avances.

El primero de los paros diarios empezará este próximo 27 de octubre.

Los médicos de Atención Hospitalaria de la Comunidad de Madrid denuncian que vienen arrastrando “desde hace años una situación intolerable de inestabilidad laboral, discriminación en la forma de aplicar el cumplimiento de jornada laboral, sobrecarga asistencial o judicialización de nuestros derechos más básicos como es el del descanso semanal o la percepción de la Carrera Profesional por parte del personal temporal (interinos, eventuales y sustitutos)”.

A esto hay que añadirle la escasez de recursos económicos; el agravamiento de la situación sanitaria provocada por la pandemia Covid-19; y ahora la publicación por parte del Gobierno de Pedro Sánchez, del Real Decreto Ley 29/2020 (contra el que ya hay una huelga nacional convocada por CESM) que “permite contrataciones sin formación adecuada, abre la vía al intrusismo u obliga a especialistas formados a ejercer en áreas de capacitación totalmente ajenas a su práctica habitual”, han denunciado.

Los médicos madrileños denuncian “un elevado nivel de estrés y de inseguridad jurídica a los profesionales médicos y titulados superiores, y que derivan hacia un peligroso deterioro en la calidad asistencial prestada a los pacientes”.

AMYTS también denuncian la precariedad y escasez del personal en las Urgencias hospitalarias; aplicación discriminatoria de la jornada laboral de 37,5h; sobrecarga en las guardias y en la atención Covid, con descansos insuficientes y mal pagados; ausencia de derecho a la movilidad y traslado desde hace 19 años; dificultades para la conciliación laboral que han alcanzado momentos dramáticos durante estos meses de pandemia, sin que la Administración haya mostrado la menor sensibilidad y capacidad organizativa al respecto, a los que les somete el Gobierno regional de Ayuso.

Desgobierno en la sanidad madrileña

Los madrileños y madrileñas tienen dificultades de accesibilidad a los centros hospitalarios -con acúmulo de patologías no resueltas- y para las que la Consejería de Sanidad no ha tomado medidas de contratación extraordinaria, tampoco  se ha promovido la fidelización de médicos (con la pérdida de más de la mitad de los especialistas que finalizaron su formación en la Comunidad de Madrid durante el mes de mayo) y hay una flagrante ausencia de organización y criterios en la planificación de necesidades materiales y humanas.

Los médicos y titulados superiores de la Comunidad de Madrid están en una situación límite desde hace tiempo, “que se ha hecho insoportable en los últimos meses”, han denunciado.

Pese a las reiteradas peticiones de los diferentes puntos que se han reclamado, con propuestas de solución y mejora en las Mesas Sectoriales reunidas en estos años (foro en el que se supone que la Administración debería escucharlos y negociar), el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha hecho “oídos sordos y negativas a la práctica totalidad de las necesidades y carencias reclamadas”, por Amyts.

Los medios madrileños afirman que “seguirán cuidando de los ciudadanos hasta donde les sea posible, y las fuerzas les aguanten”, pero, llegados a la situación descrita, no ven otro camino que convocar huelga como recurso extremo para defender la calidad asistencial “que ha caracterizado y quieren que siga en el Servicio Madrileño de Salud”.

Se trata de una huelga con periodicidad mensual con el fin de dar a la Administración la posibilidad de sentarse a negociar de forma sincera y sin perjudicar a la población.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

  1. Soy médico y tengo 35 años. Tras acabar la carrera, el MIR, etc etc estuve dos años en un hospital en Madrid. Dos años es lo que estuve en la pública, después empecé a echar curriculum en hospitales 100% privados. Llevo 3 años trabajando en una clínica privada y no hay ni comparación con el sistema público.

    Horarios fijos, salario acorde, espacio de trabajo (ambiente) mil veces mejor que un macro hospital público. Relación facil y directa con mis jefes, mejores máquinas y medios… y sobretodo, mejor trato al paciente.

    Pero claro, es la privada.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre