Los médicos del hospital Charité de Berlín han asegurado que los análisis realizados al opositor ruso Alexei Navalni señalan que fue envenenado. Una versión que difiere de la que dieron en un primer momento al atenderle en Siberia. 

El pasado jueves, el líder de la oposición rusa tomaba un vuelo de vuelta a Moscú desde Siberia. Antes de despegar tomó un té en el aeropuerto y comenzó a sentirse mal durante el vuelo. De hecho, fue necesario realizar un aterrizaje de emergencia y fue ingresado en la ciudad de Omsk -Siberia- donde quedó ingresado en la UCI. Desde entonces, estaba en coma. 

Desde Diario16 hemos informado sobre las distintas reacciones que se han producido

La mujer de Navalni señaló desde el primer momento a la posibilidad de que hubiera podido ser envenenado, pero los médicos que le atendieron en un primer momento en Siberia señalaron que lo que le había producido el malestar se debía a un trastorno metabólico provocado por una fuerte caída del nivel de azúcar en la sangre. Hoy su portavoz ha hecho hincapié en el hecho de que ella pensó en esta posibilidad porque fue lo que le indicó el primer médico en la ambulancia le atendió.

La mujer de Navalni solicitó su traslado a un hospital fuera de Rusia, y pese a las dificultades que encontró para poderlo realizar, el opositor ruso fue evacuado en un avión medicalizado, que puso a su disposición la Kong Cinema for Peace, el pasado sábado, rumbo a Berlin. 

Steffen Seibert, portavoz de la canciller Angela Merkel, señaló esta mañana que el Gobierno alemán consideraba bastante probable la hipótesis del envenenamiento. Y el informe médico señala que “los hallazgos clínicos apuntan a una intoxicación con una sustancia inhibida de colinesteresada”. Esta sustancia todavía no se ha podido precisar. 

Nalvani se encuentra en estos momentos en un coma inducido, aunque su vida ya no corre peligro. 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre