Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias del Gobierno andaluz.

Los más de 100.000 trabajadores del Servicio Andaluz de Salud (SAS), la empresa pública más grande de España, están sin seguro de responsabilidad desde las 00:00 horas de este jueves 13 de junio tras vencer la extensión de la prórroga que suscribió con AIG en marzo de 2017 por valor de 1.708 millones de euros. El SAS aún no ha rubricado la contratación de un nuevo seguro de responsabilidad para sus empleados, a cuyo proceso de licitación se ha presentado una única empresa, la francesa Société Hospitalière d’Assurances Mutuelles (SHAM), que deberá suscribir, si le interesa finalmente, la nueva póliza por valor de 12,7 millones y una duración de un año.

La empresa que firme el contrato con el SAS deberá cubrir el aseguramiento desde el 13 de junio aunque la formalización del convenio se acuerde posteriormente

La empresa que firme el contrato con el SAS deberá cubrir el aseguramiento desde el 13 de junio aunque la formalización del convenio se acuerde con posterioridad al vencimiento de la póliza. Fuentes de la Administración andaluza han confirmado a Diario16 que el proceso de contratación es “lento y complicado” y añaden que es “habitual” que estas negociaciones se demoren.

En cambio, fuentes jurídicas especializadas en el sector confirman que los problemas que la Administración andaluza está encontrando para cerrar el acuerdo se deben sobre todo a la alta siniestralidad a la que deben hacer frente en su cobertura sanitaria y, por ello, no ven compensación en el acuerdo.

Sólo la Comunidad de Madrid tiene una tasa de siniestralidad más elevada que Andalucía, la comunidad más poblada del país, en el sistema sanitario público. Curiosamente, la póliza suscrita por el ejecutivo autonómico madrileño en octubre pasado tiene un importe de 15,4 millones de euros por un tiempo de vigencia de doce meses prorrogables a otros doce para cubrir los errores de sus 71.000 empleados del sistema público de salud. La póliza de Andalucía sólo llega a 12,7 millones para cubrir a más de 100.000 empleados en una comunidad con 8,3 millones de habitantes. La comunidad de Madrid no supera los 6,5 millones.

Otro de los motivos que están ahuyentando a las grandes aseguradores del sector sanitario público, por no verlo atractivo para sus intereses, son los cada vez más casos perdidos por la Administración andaluza en la vía civil. Debido a ello, las pólizas impuestas por el SAS a sus aseguradoras “tienen muchos límites y en absoluto cubren todas las incidencias”, como asegura la Administración andaluza. El objetivo del SAS pasa por tratar de firmar pólizas “muy limitadoras” de los derechos de los asegurados, por lo que grandes aseguradoras han descartado entrar en este tipo de licitaciones públicas.

El SAS aplica desde 1994 un sistema de cobertura de sus trabajadores mediante la suscripción de pólizas con aseguradoras privadas que abarcan tanto la responsabilidad integral en el ejercicio de sus funciones de todos los profesionales como la responsabilidad patrimonial de la administración.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve + veinte =