La cruel realidad de la violencia de género tiene su traslación a las frías estadísticas, que evidencian que todos los bulos negacionistas que pululan no son más que eso, falsedades malintencionadas, pese a que quien las propala son, entre otros muchos, diputados elegidos democráticamente por los ciudadanos. El balance anual que publica el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género de forma periódica muestra en el resumen de 2019 una tendencia del sistema judicial hacia una mayor perspectiva de género, pero que el camino aún es muy arduo y largo. Uno de los datos más relevantes es que el número de órdenes de protección a las víctimas de la violencia machista rechazadas por los jueces sigue siendo muy elevado, casi el 30% del total de las solicitadas, prácticamente una de cada tres mujeres que piden protección se quedan sin ella por una orden judicial.

Además, el incremento de las solicitudes de órdenes de protección se produce de forma mucho más acentuada que el leve aumento en las solicitudes de protección concedidas por los jueces. Así, mientras el incremento de solicitudes de órdenes de protección en los juzgados especializados con respecto a 2018 fue de un 3,94%, las órdenes de protección finalmente adoptadas sólo aumentaron un 1,3% respecto al año 2018.

Pese a ello, la presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona, realiza un balance optimista en este sentido y asegura que “los datos estadísticos correspondientes al año 2019 nos indican, de manera fehaciente, la consolidación del importante aumento de las condenas a maltratadores que se apreció ya el año anterior e importantes incrementos asimismo en las órdenes de protección, tanto en el número de las solicitadas como en la cifra de órdenes concedidas”.

Las condenas se incrementaron sólo un 0,1%

Otro dato relevante es que en más de la mitad de los casos, concretamente el 52% del total, la relación de pareja se mantenía en el momento de la solicitud de la orden de protección. Un 32,7% de las mujeres víctimas que solicitaron orden de protección en los juzgados de violencia sobre la mujer fueron extranjeras y un 2% del total eran menores de edad en el momento de la solicitud. Estos porcentajes son similares a los del año anterior, según el Observatorio.

Un dato curioso es que en los juzgados de guardia las solicitudes de protección aceptadas son siete punto superiores al total registradas en los juzgados especializados de violencia de género, un 77% del total de las solicitadas, un punto más que en 2018. En total se han denegado 1.535 solicitudes en estos juzgados de guardia.

El Observatorio destaca que el aumento interanual de un 0,1% en las condenas por violencia de género en los órganos judiciales, alcanzándose un máximo histórico anual de un 70,54% de sentencias condenatorias, y el importante incremento de las órdenes de protección solicitadas como del escaso incremento de las órdenes de protección concedidas, constituyen los datos más relevantes de la estadística del año 2019, según el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género.

La presidenta del Observatorio insiste en que “es muy positivo insisto comprobar, una vez más, cómo aumentan las condenas y también resulta satisfactorio ver cómo se incrementan de nuevo las medidas de protección de las víctimas, sean mujeres o sean hijos o hijas”. Para Carmona, “que las órdenes de alejamiento o las prohibiciones de comunicación adoptadas por los órganos judiciales afecten a dos de cada tres casos en que se ha solicitado una orden de protección, unido al dato de las medidas civiles de protección, esencialmente de menores, no es sino el fiel reflejo de la sensibilización judicial hacia el fenómeno de la violencia de género”.

La presidenta del Observatorio insiste en que “una vez más, pues, el mensaje a trasladar a la ciudadanía tiene que ver con que, pese a todos los imponderables que coexisten en una materia tan sensible como es la violencia de género, no hay impunidad alguna y el Estado de Derecho funciona”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre