A diferencia de la mayoría del resto de España, los jueces de familia de Sevilla no sólo anteponen el cumplimiento casi a rajatabla del régimen de visitas de los hijos de divorciados pese al estado de alarma decretado desde el 14 de marzo por la pandemia de coronavirus, sino que también animan a los progenitores a demandar a sus ex parejas para conseguir un posible cambio de régimen de custodia de los menores en caso de que la otra parte incumpla durante estos días de confinamiento forzoso el acuerdo firmado durante la separación con anterioridad al estado de alarma.

El acuerdo de los jueces de familia de Sevilla de este pasado sábado 21 (una semana después del decreto de estado de alarma) subraya que “la declaración del estado de alarma, conforme el indicado Real Decreto 463/2020, no elimina el derecho de visitas y custodia derivado del correcto ejercicio de la patria potestad, pues el artículo 7.1 e) del citado Decreto permite el desplazamiento para la asistencia y cuidado de mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables”.

Los jueces de familia sevillanos subrayan que el estado de alarma no significa que “queden eliminadas las visitas o estén prohibidos los intercambios, pues en ocasiones pueden ser incluso necesarios o ineludibles para conciliar vida laboral, familiar y salud”, aunque también añaden que los progenitores deben “reducir los intercambios al mínimo posible”, una opción que choca en apariencia con otro de los acuerdos en los que los jueces sevillanos instan a los progenitores que así lo deseen a emprender acciones judiciales para “cambios del régimen de visitas”, valorándose “el abuso de derecho, la mala fe o las actitudes injustificadas que hayan podido perjudicar a los progenitores o a los menores, o hayan puesto en peligro la salud de los mismos o la salud pública”.

La seguridad del menor, lo primero

Otros juzgados de familia como los de Barcelona decidieron días antes que sus colegas de Sevilla que se debía primar la seguridad del menor y, por tanto, suspendían las visitas por el riesgo de contagio. La Junta Sectorial de Jueces de Familia de Sevilla, lejos de adherirse a esta opción de sus colegas catalanes y otros muchos del resto del país han optado por otorgar prioridad al régimen de visitas de los hijos de divorciados pese al riesgo sanitario que este tránsito periódico conlleva mientras se prolongue el confinamiento domiciliario ordenado por el Gobierno. Al menos, los jueces de familia de Sevilla aconsejan que estas visitas se transformen en semanales, quincenales o mensuales durante el tiempo que se prolongue el estado de alarma.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre