El Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo se conmemora en diferentes ciudades europeas, que han sido escenario de actos terroristas, tras un acuerdo aprobado por el Parlamento Europeo a raíz de los sucesos de Madrid del 11 de marzo de 2004, donde los jardines del Palacio Real se abren con honores por las víctimas del terrorismo.

Al Rey le ha tocado cerrar el último acto de homenaje a las víctimas del terrorismo y en especial los del 11M, al que han asistido algo cerca de cien personas. “El terrorismo nunca vence, ni vencerá, frente a los principios democráticos; frente al Estado de Derecho. El triunfo de la democracia sobre el terrorismo es el triunfo de la libertad y de la razón. Es el triunfo de las víctimas; es el triunfo de todos nosotros”.

Felipe VI ha comenzado sus palabras recordando a las víctimas de todos los actos terroristas y especialmente a las de Madrid. “Aquel atentado del 11 de marzo de 2004, además de ser un ataque a la vida y la integridad física de las personas, pretendía socavar los pilares sobre los que se ha edificado y desarrollado nuestra civilización: la libertad, la justicia, los derechos humanos, la democracia”. 

Ha reiterado la condena y la necesidad de no olvidar, el Jefe del Estado se ha referido “a las víctimas como referencia ética. Preservar la memoria de las víctimas es un ejercicio de respeto y de justicia, pero también un elemento esencial para que las generaciones venideras sean conscientes de la gravedad y la perversa naturaleza de lo sucedido: de los actos terroristas que tiñeron de luto calles y plazas, y que llenaron de dolor a sociedades enteras. Porque de esta manera serán capaces de adoptar las medidas precisas para evitar que esos hechos puedan volver a producirse”. 

El Rey ha mencionado el programa que, con la participación de las asociaciones de víctimas y las instituciones, se sigue en centros educativos en los que participan heridos en atentados o familiares de fallecidos. “La voz de las víctimas en las aulas facilita que los contenidos didácticos cobren una dimensión más humana y dejen una impronta más duradera en la memoria colectiva”, ha dicho.

El año pasado la celebración tuvo lugar en París, donde el presidente Emmanuel Macron, invitó a los Reyes en el que fue su último acto público justo antes de decretarse el estado de alarma. Allí, Felipe VI expresó entonces su deseo de que Madrid organizara y fuera escenario de esta conmemoración en la jornada en la que se cumplen 17 años de los atentados que provocaron la muerte de 193 personas.

El acto de este jueves ha estado organizada por la Moncloa que la ha calificado como «de acompañamiento y cercanía con las víctimas y sus familias», aclarando que no se trataba de una ceremonia de luto.

Las más altas instituciones del Estado han estado representadas: los Reyes, el presidente del Gobierno, los  miembros del Ejecutivo, excepto la ministra de Exteriores, de viaje,  y los de Sanidad y Agricultura, por comparecencia en el Congreso. Las presidentas del Congreso y Senado, así como la cúpula del Poder Judicial, el ministro del Interior de Portugal, ; presidentes autonómicos, líderes políticos, excepto de la formación Bildu,  y asociaciones de víctimas del terrorismo de España y Europa, también han estado presentes. José María Aznar ha acudido a la ceremonia en su doble condición de expresidente del Gobierno y víctima de atentado terrorista. Durante la espera, el ministro de Transportes, José Luis Ábalos y la presidenta de la Comunidad de Madrid en funciones, Isabel Díaz-Ayuso, han hecho un aparte.

La representación europea ha estado a cargo del Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, la Comisaria Europea de Asuntos de Interior, Ylva Johansson, así como el cuerpo diplomático europeo acreditado en España.

GALERIA

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre