Un título con pegada y que se convierta en fenómeno puede hacer saltar la taquilla y ofrecer un balance especialmente destacable. Eso es lo que algunos argumentan para justificar cómo el cine español ha podido pasar de recaudar 51 millones de euros en los primeros seis meses de 2018 a los 36,3 millones del mismo periodo de este año. Hablamos, según datos de ComScore recogidos por el Ministerio de Cultura y Deporte, de una caída de del 28,7% de la recaudación.

Esa cifra se traduce de igual modo en un descenso de los espectadores, con casi 1,5 millones menos de entradas vendidas, pasando de este modo de los 8,5 millones del año pasado a los 6 millones durante la primera mitad de 2019.

“Junto a la última cinta de Almodóvar, el top 5 de las más taquilleras está integrado por comedias insustanciales y que, en general, han inspirado críticas bastante flojas”

Como decíamos, ante estas cifran algunos apuntan al inesperado fenómeno mediático que supuso Campeones, la película de Javier Fesser que consiguió colarse en el top 3 de las taquillas, codo con codo con dos superproducciones de Hollywood: Jurassic World 2 y Vengadores: Infinity War.

Sin embargo, es difícil que una sola película determine hasta un 30 por ciento los ingresos globales. Más aún si se tiene en cuenta que el pasado marzo llegó a las salas Dolor y gloria, la cinta de Pedro Almodóvar que más expectación y buenas críticas ha generado en los últimos años. Por el momento, la película del manchego lleva acumulados 5,6 millones de euros de recaudación y 932.209 espectadores.

Lo que sí resulta preocupante es que, junto a la película citada, las otras obras en el top 5 de taquilla son comedias insustanciales y que, en general, han inspirado críticas bastante flojas:  Lo dejo cuando quiera, con David Verdaguer y Ernesto Sevilla al frente del reparto (11,2 millones de euros y 1,8 millones de espectadores); Bajo el mismo techo, protagonizada por Silvia Abril (3,5 millones de euros y 600.000 espectadores); Perdiendo el este, con Julián López (2,9 millones de euros y 482.764 espectadores), y la adaptación del tebeo Superlópez (estrenada a finales de 2018), que no convenció demasiado y se quedó 1,5 millones de euros y 264.184 espectadores.

Cultura tiene registrados cerca de 200 títulos estrenados en el citado periodo, incluyendo obras de ficción, animación y documental. Muchas ni siquiera han llegado a las salas, y la mayoría apenas pasaron por las pantallas por unas pocas semanas. Pero tanto las cifras obtenidas como el tipo de películas que se alzan en popularidad demuestra que vuelve a haber una falta de conexión entre el cine español de calidad y el público.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + 18 =