Durante los años de gobiernos del Partido Popular, el Estado recurrió a la Seguridad Social para poder hacer frente a gastos que no le correspondía atender. Así lo ha indicado el Tribunal de Cuentas en su Informe de Fiscalización sobre la Evolución económico-financiera de la Seguridad Social. En concreto, desde 1989 (gobierno de Felipe González) hasta 2013 (gobierno de Rajoy) el documento señala que esa factura podría ascender hasta los 103.690 millones de euros.

Esta cifra viene derivada en exclusiva de dos partidas de gastos: sanidad y complemento de pensiones mínimas. Respecto al primero, durante esos años la Seguridad Social absorbió una parte importante de las partidas destinadas al presupuesto sanitario hasta 1998, en una cantidad que ascendería a más de 30.000 millones de euros.

En segundo término, los complementos a las pensiones mínimas, la parte que se añade a las pensiones que, habiendo cotizado al menos 15 años quedaban por debajo del umbral mínimo. Es el Estado el que se hace cargo de pagar ese complemento pero, desde el año 2013, la Seguridad Social lo asumió parcialmente. El Tribunal de Cuentas estima en su informe que se cargaron de manera impropia cerca de 72.000 millones de euros.

La cantidad total de 103.690 millones sería suficiente como para pagar 10 mensualidades de las pensiones de la actualidad. Además, esa cifra sería muy superior si se añadiera todo lo que la Seguridad Social dejó de percibir por las medidas de estímulo al empleo o las tarifas planas para autónomos que se aprobaron durante el gobierno de Mariano Rajoy.

El Tribunal de Cuentas aconseja al Gobierno que liquide esa cantidad que fue asumida por la Seguridad Social para conseguir de facto la separación de fuentes de financiación que está reccogida en el Pacto de Toledo.

Apúntate a nuestra newsletter

2 Comentarios

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre