CC.OO ha presentado un informe sobre la evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestro país, en el que además de hacer un seguimiento de las emisiones de los distintos sectores, incluye las propuestas del sindicato para frenar el cambio climático y transitar hacia un nuevo modelo productivo y energético, una transición que “deber atender los derechos de los trabajadores y de las zonas afectadas”, según explicó Mariano Sanz, secretario confederal de Medio Ambiente del citado sindicato.

El informe que ha presentado Sanz y la responsable del Área de Cambio Climático y Energía de ISTAS-CC.OO, Begoña María-Tomé, pone de manifiesto que las emisiones de gases de invernadero disminuyeron un 4,3% en 2018 respecto al año anterior. “Después de la disminución de 2018 y del aumento experimentado en 2017, las emisiones alcanzan un incremento respecto del año base de 1990 del 12,91% y una disminución del 26,14% respecto a 2005”, señalaron.

Esta disminución puede imputarse en gran parte a la disminución de la quema de carbón para la generación eléctrica en un 17,8%, del gas natural en las centrales de ciclo combinado en un 21,5% y al aumento de la producción hidráulica en un 84,8% y de la eólica en un 2,9%. El factor determinante fue la mayor producción hidráulica, al igual que en años anteriores. “Los años lluviosos registran una disminución de las emisiones y los años secos obligan a quemar más carbón y gas natural, con el consiguiente aumento de las emisiones”, subrayó Mariano Sanz.

En opinión de CC.OO, nos encontramos en un momento “crucial” en el que confluyen compromisos internacionales que marcan el camino para avanzar en la descarbonización de la economía, informes científicos incuestionables que avisan de que hay poco tiempo para hacerlo, tecnologías disponibles que permiten el cambio de fuentes energéticas y la electrificación de la demanda y, finalmente, una sustancial bajada de costes en muchas de esas tecnologías que permiten hacer los cambios con esfuerzos financieros razonables.

Por ello, CC.OO considera necesario que el Gobierno realice una planificación del sistema energético que contemple una mayor penetración de energías renovables (eléctricas y térmicas) para 2030, con el fin de que se avance en la descarbonización de todos los sectores; una reforma fiscal que penalice las emisiones y recursos suficientes en los Presupuestos Generales del Estado que hagan posible las políticas que aprueben con diálogo social y participación. Estas, entre otras medidas, se recogen en el Informe Evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero en España (1990-2018) que prepara el sindicato.

“Hay que actuar con intensidad y con urgencia”, afirmó con rotundidad el secretario de Medio Ambiente de CC.OO, que abogó por políticas públicas activas y planificadas para asegurar “una transición energética justa para los trabajadores y zonas afectadas”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco − 3 =