Las comunidades de Andalucía, Castilla y León y Castilla – La Mancha están en cabeza en las listas de los puntos negros de envenenamientos de fauna, según acaba de informar SEO/BirdLife y WWF. Concretamente son las provincias de Toledo, Granada y Valladolid las que presentan más episodios durante los últimos 25 años.

El informe «El veneno en España 2020. Evolución del envenenamiento de fauna silvestre» ha presentado información actualizada sobre la situación y los efectos del uso ilegal de veneno en España entre los años 2012 y 20º7 a partir de los datos facilitados por las diferentes comunidades autónomas, y permite analizar la tendencia durante los últimos 25 años.

Andalucía ha registrado 2.484 casos de envenenamiento

Castilla y León ha registrado 2056

Castilla-La Mancha ha registrado 1368: Toledo presenta 806 casos en 25 años, encabezando la lista

En el lado opuesto se encuentra Cantabria, que ha registrado la cifra más baja: 48 casos.

David de la Bodega, responsable del Programa Legal de SEO/Birdlife, ha explicado que las comunidades con mayor incidencia del veneno no significa que sean las más «envenenadoras», puesto que puede significar, sencillamente, que han sido las que más se han preocupado por registrar los casos existentes.

El método más extendido es el uso de cebos envenenados, vinculado sobre todo a al actividad cinegética, aunque también presente en la ganadería la apicultura o la colombicultura. El estudio ha detectado más de 80 sustancias tóxicas diferentes para la elaboración de cebos envenenados desde 1994, aunque principalmente es una manera de matar a los animales muy utilizada en Galicia.

Más de 100 sentencias condenatorias

Han sido más de 100 las sentencias condenatorias para los 9.700 episodios de veneno registrados durante el periodo que abarca el estudio. Algunos casos ha supuesto la aplicación de duras sanciones por delitos cometidos contra la fauna española. Sin embargo, siguen produciéndose casos, y algunos son especialmente graves, según ha destacado David de la Bodega, con casos como las muertes de seis águilas imperiales, ocho alimoches, doce milanos reales o tres buitres negros, todas ellas especies en peligro de extinción.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre