Foto Agustín Millán

«A pesar de que no estaban permitidas las celebraciones en las calles, ni el ocio nocturno, la Nochevieja no ha sido tranquila para las patrullas de Policía», según informaba ayer la cadena de televisión La Sexta. Tal como se temían los médicos y expertos, las actitudes incívicas de los gamberros, festeros radicales e irresponsables amenazan con colapsar el sistema sanitario público español, que vuelve a dar estos días claros síntomas de saturación, sobre todo en UCI y unidades de Urgencias. Comunidades como Baleares (530 casos de contagio), Extremadura (511), Madrid (400), Comunitat Valenciana (390), Cataluña (369), Castilla La Mancha (329), La Rioja (296) y Aragón (235) han arrojado en las últimas horas los peores datos epidémicos.

En lugares como las 3.000 viviendas de Sevilla, algunos vecinos han hecho fogatas en la calle para preparar barbacoas fuera del horario permitido. «Lo importante es tener salud y libertad», aseguraba un hombre.

Pero libertad es precisamente lo que se han tomado todos aquellos que han estado en la calle más allá del toque de queda llevando alguna botella de alcohol, o directamente bebiéndosela e intentando montar una fiesta en los soportales.

«En esta zona la gente parece que va a su aire y no respeta las medidas de seguridad«, explica un policía tras trabajar en la zona de las 3.000 viviendas.

En Barcelona, cuando llegó la hora de quedarse en casa, la Guardia Urbana llamó la atención hasta a los que iban en autobús o en taxi.

También controló si alguien se había pasado con las copas. De hecho, a una joven en bicicleta le pillaron casi cuadruplicando el nivel de alcohol. «Me he tomado dos copas de cava y, al parecer, me ha subido muchísimo, pero no tenía ni idea. Me han parado, me han retenido la bicicleta, tengo que ir a casa y no sé qué hacer», ha explicado la joven.

En la Comunidad de Madrid hay quien además de saltarse el toque de queda, lo ha hecho bebiendo más de la cuenta, tal y como han comprobado los controles de alcoholemia de la Policía. No obstante, las intoxicaciones etílicas se han reducido hasta en un 84%.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre