Pedro Sánchez y Giuseppe Conte. Foto: Flickr Moncloa

Mientras en muchos países de la Unión Europea (España, Alemania o Francia) la propagación del virus está descontrolada, Italia, que fue el epicentro de la pandemia durante los meses más duros, está dando unos datos espectaculares en referencia al control de los brotes y los contagios:

  • España: 100 contagios por cada 100.000 habitantes
  • Francia: 32 contagios por cada 100.000 habitantes
  • Portugal: 25 contagios por cada 100.000 habitantes
  • Reino Unido: 18 contagios por cada 100.000 habitantes
  • Italia: 8 contagios por cada 100.000 habitantes

¿Cómo ha logrado Italia estos datos? La principal diferencia respecto a España es que el gobierno italiano ha priorizado la salud a la economía y a sectores que son estratégicos en ambos países. En primer lugar, Italia no ha reabierto el ocio nocturno en espacios cerrados, que en España es uno de los principales focos de contagios. En segundo término, se impuso una cuarentena de 15 a todas las personas que llegaran de países externos al espacio Schengen. En este punto se priorizó la salud al sector turístico. No importaron las pérdidas que pudiera generar.

Desde un punto de vista político, el gobierno de Giuseppe Conte obtuvo el respaldo parlamentario para mantener activo el estado de emergencia hasta el mes de octubre, lo que permite que, en caso de desborde de la situación, se pueda volver de manera inmediata a aplicar medidas más duras de confinamiento. No hace falta recordar a los lectores las dificultades que tuvo Pedro Sánchez en las dos últimas prórrogas del estado de alarma y que le llevaron a buscar el apoyo de Ciudadanos.

El pueblo italiano, además, ha aceptado de manera civilizada estas medidas. En Italia no hay manifestaciones en contra de las medidas de prevención, contra el cierre de los locales a la 1 de la madrugada, como sí las ha habido en España. Es hora de tomar nota de lo que funciona, caiga quien caiga. Tal vez, ya sea demasiado tarde.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre