Los españoles son los más optimistas con respecto a cómo mejoren las cosas en el año 2021 con respecto al 2020, según confirma Sigma Dos en la encuesta de Final de Año de Gallup Internacional. Así, las cosas, el 46% de los ciudadanos de nuestro país cree que el 2021 será mejor que el 2020, frente al 29%, que cree que será peor, y el 23%, que piensa que será igual.

Somos, por tanto, ligeramente más optimistas que la media mundial, según destacas Sigma Dos, donde los optimistas son el 43% y los pesimistas, el 24%. Pero bastante más optimistas que la media de los países de la Unión Europea, donde los optimistas caen al 35%, con los italianos a la cabeza del pesimismo: solo un 13% de los ciudadanos de Italia creen que el año que viene será mejor que este, seguido de los polacos (15%) y los búlgaros (16%). En la Unión Europea, solo los finlandeses se muestran más optimistas que los españoles (57%).

También es cierto que España ha salido muy mal parada de la pandemia la caer uno de sus principales sectores como fuente de ingresos, como es el turismo.

El nivel de optimismo de los españoles también quedó patente el año pasado, donde primera vez en el último lustro, los españoles convencidos de que el año que entraba –en aquel caso, 2020- sería peor, superó a aquellos que miran el futuro inmediato con optimismo (un 35% frente a un 29%, mientras que quienes creen que será igual de bueno o malo asciende al 33%). Es decir, la pandemia de la covid-19, vivida con especial virulencia en España, nos estaría empujando a pensar que 2021 solo puede ser mejor. 

En cabeza de  Europa

En relación a la felicidad, los españoles somos también más felices que nuestros vecinos europeos, aunque la Unión Europea es la zona del mundo menos feliz (siempre y cuando no consideremos Rusia). El 65% de nuestros conciudadanos se describe como feliz (54%) o muy feliz (11%), frente a un 7% que se siente infeliz y un 26% que dice no sentirse ni feliz ni infeliz. Es verdad que el porcentaje de personas felices ha caído en todo el mundo, y en España también (en 2019 se declaraban felices el 72%, siete puntos más que este año).  Pero aun así, son datos que vuelven a contrastar con los de nuestro entorno. En la Unión Europea el porcentaje de ciudadanos felices cae al 50%, y solo el 40% de los italianos reporta felicidad.  

Pesimismo general en las previsiones económicas

Y de nuevo, esta diferencia se plasma en el ámbito económico. Aunque aquí son mayoría quienes ven el futuro con más nubarrones que claros, los españoles vemos menos nubes que nuestros socios europeos. Mientras que solo el 26% de los españoles creen que 2021 será de prosperidad, la media de los países de la UE que han participado en el estudio cae al 15%, con el ránking de pesimismo económico liderado por los polacos, donde solo un 4% cree que vendrán tiempos mejores para la economía) y los italianos (donde esa cifra se eleva ligeramente al 8%).

Un mundo feliz

La pandemia ha disparado el pesimismo económico en todo el mundo: si bien en términos generales la ciudadanía mundial es optimistas en relación a 2021 que otros años, el sentimiento no se extiende cuando se les pide que consideren la economía global. Menos de la mitad (46%) de la población mundial cree que 2021 será un año de dificultades económicas y solo el 25% cree que será un año de prosperidad económica. Son los ciudadanos de la UE los que impulsan este pesimismo: el 61% cree que el próximo año será de dificultades económicas. En el lado opuesto, los más optimistas son indios y africanos (en ambos casos, un 56% de sus ciudadanos creen que 2021 será un año de prosperidad).

Sin embargo, a pesar del pesimismo económico, la felicidad parece brillar: El 54% de la población mundial se describe a sí misma como feliz y solo el 14% dice que no lo está.  A la cabeza, de nuevo, los ciudadanos indios, donde un 64% se considera feliz, seguidos muy de cerca por los latinoamericanos (61%). Por países, el más feliz de los 41 que han participado en el estudio es Kirguistán, con un 85% de ciudadanos felices, seguido de Ecuador, con un 80%. La felicidad, como suele decirse, va por barrios. Ghaneses y macedonios son, por su parte, los ciudadanos más infelices (38% y 32% de su población, respectivamente).

“Salimos bien parados, a pesar de todo”

Rosa Díaz, directora general de Sigma Dos, explica la aparente paradoja de tener más niveles de optimismo tras un año como el 2020: “las expectativas están vinculadas a los deseos y es lógico que tras un año tan duro, una mayoría de españoles no solo piense, sino que necesite creer que 2021 será mejor”. La tendencia a ser un país más feliz de la media “se mantiene a pesar de la pandemia y aunque, como era previsible, han bajado un poco los niveles de felicidad”. Con junto, remata Rosa Díaz, “salimos bien parados dentro de Europa, tal vez porque compartimos una cultura con otras zonas del mundo, como América Latina, donde las personas suelen ser más optimistas y felices a pesar de las dificultades económicas”.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa UE se prepara para una convocatoria masiva de nuevos funcionarios para la Administración Europea
Artículo siguientePrimer crimen machista del año en España
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre