El escándalo del patrimonio del rey emérito parece no tener fin. La semana negra de la monarquía (regularización del IRPF del monarca y turismo de vacunas de las infantas) se cierra hoy con una nueva polémica después de que hayan quedado al descubierto las cuentas del yate Fortuna, el buque insignia de la Casa Real que durante años fue emblema del juancarlismo. El Gobierno ha informado de que el Consejo de Administración de Patrimonio Nacional asumió íntegramente el pago de las indemnizaciones de los diez trabajadores de la tripulación del barco al que renunció en 2013 Don Juan Carlos, informa Europa Press. El importe por ese reajuste de plantilla ascendió a más de 1,2 millones de euros.

Así se recoge en una respuesta parlamentaria que el Ejecutivo ha trasladado al senador de Compromís Carles Mulet, que pedía explicaciones al Gobierno acerca del coste por el «despido improcedente» de los diez trabajadores o tripulación del buque.

Según explica el Ejecutivo en su respuesta, en el año 2013 el rey Juan Carlos renunció al yate Fortuna, que fue desafectado a través de un real decreto. Como consecuencia de esta medida legal, se puso fin al contrato de mantenimiento de la embarcación que Patrimonio Nacional tenía suscrito con la empresa Unión Naval Valencia S.A.

De este modo, el pago de las indemnizaciones de los diez trabajadores se tramitó a través de un crédito extraordinario financiado mediante una transferencia del Ministerio de la Presidencia. Es decir, dinero de todos los contribuyentes.

Para asumir dicho gasto de más de 1,2 millones, se tramitó una transferencia de crédito desde el programa presupuestario de imprevistos, de acuerdo con los Presupuestos Generales del Estado de 2013.

Fortuna era el nombre del yate en sus sucesivas réplicas. El último sustituyó en el año 2000 al anterior, ambos propiedad de Patrimonio Nacional. El Fortuna fue un obsequio al rey de 22 empresarios de las Islas Baleares para su uso y disfrute, y que este donó posteriormente al Estado. Se construyó en los astilleros de Izar en San Fernando (Cádiz). Está realizado totalmente en aluminio, y cuenta con cinco camarotes dobles, más los destinados a la tripulación.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre