La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso se quedó con una cara desfigurada al darse cuenta que en una entrevista en Tele5, reconoció sin quererlo, qué las competencias en las residenciad de mayores durante la pandemia de la Covid siempre las tuvo ella.

Ayer el diputado de Más Madrid, Gómez Perpinyá, en la sesión de control en la asamblea, le dijo a la presidenta: “Los españoles no tienen ‘madrileñofobia’ sino ‘Ayusofobia’, mientras le pedía que “dejara de quejarse de una caza de brujas, ¿o no está en sus cabales o se está riendo de nosotros”.

Hace tres días se refirió a Felipe II y la imperofobia para defender a los madrileños de lo que se ha dado en llamar ‘madrileñofobia’, al señalar que la capital de España era Madrid “desde 1561”, aunque hay que precisar que durante unos años no fue así, afirmando que le “ofenden profundamente esos mensajes del terruño (de la tierra o del pueblo), porque los madrileños no se han movido todavía de la Comunidad”.

Esta palabras se sumaban a las del vicepresidente, Ignacio Aguado de Ciudadanos que sostuvo que los discursos que ha escuchado, (en referencia a las palabras del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo) que alimentan la ‘madrileñofobia’ tras el coronavirus,  son “lo más absurdo y cateto que ha escuchado en los últimos años”.

Pero el absurdo va aún más lejos, cuando la portavoz de la extrema derecha, Rocío Monasterio se refirió al “germen del nacionalismo que se ha sembrado en todo el país”, culpado a algunos líderes ‘populares’ de “sumarse a ello”, como si las caceroladas no fueran nacionalistas españoles ultras, además apoyadas reiteradamente por la propia presidenta Ayuso.

La sesión de control, lo que dejó ayer claro, es que la gestión de la pandemia por parte del Gobierno de coalición entre el PP y Cs, incluso disgusta a su tercer pilar, la ultraderecha de VOX, que está comprobando que las reiteradas declaraciones y meteduras de pata de Ayuso, durante su repetida exposición a los medios, les está perjudicando.

La salida del guion de Ayuso ayer en una entrevista en directo en Tele5, demuestra que la gestión de la crisis sanitaria y la desescalada se ha sostenido en la crítica diaria al Gobierno de Pedro Sánchez. Pero desde este domingo, cuando termine estado de alarma, la única responsabilidad será de su Gobierno y de los socios de Gobierno.

Por eso ayer, la lideresa ultraderechista, le instó a “ponerse a gestionar la desescalada, ya que, a partir del domingo próximo la Comunidad de Madrid tendrá todas las competencias íntegras”.

Alberto Núñez Feijóo, pidió a principios de esta semana que los habitantes de los territorios más golpeados por la pandemia “no puedan circular con libertad por todo el país”. El presidente de Galicia, que ya se encuentra fuera de la desescalada, consideraba que “España necesita una norma de salud pública que permita prohibir la movilidad de determinados territorios”, lo que desencadenó las duras críticas de los dirigentes madrileños, incluso con descalificativos como “catetos”.

En la misma línea se expresó el presidente murciano, Fernando López Miras que indicó que le “preocupa que se posibilitase la movilidad entre comunidades que están en diferente fase de desescalada”.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre